Tratamiento del vértigo

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre vértigo y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre vértigo y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces vértigo o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

Imágen de tratamiento del vértigo

El vértigo es la sensación de que o tú o tu entorno se está moviendo o girando. Es una ilusión de movimiento. Cuando sientes que tú eres el que se está moviendo, se llama vértigo subjetivo y la percepción de que es tu alrededor el que se mueve recibe el nombre de vértigo objetivo.

El vértigo puede ser causado por problemas en el cerebro o en el oído interno. El vértigo posicional paroxístico benigno, es el vértigo más común. El vértigo también puede ser causado por una inflamación en el oído interno (laberintitis o neuritis vestibular), que se caracteriza por la aparición súbita del vértigo y puede estar asociada con la pérdida de audición. La causa más común de laberintitis es una infección del oído interno viral o bacteriana.

El neuroma acústico es un tipo de tumor del tejido nervioso que puede provocar vértigo. Los síntomas incluyen zumbido en el oído y pérdida auditiva.

El vértigo puede ser causado por una disminución del flujo sanguíneo a la base del cerebro. El sangrado en la parte posterior del cerebro (hemorragia cerebelosa) se caracteriza por vértigo, dolor de cabeza, dificultad para caminar y la incapacidad de mirar hacia el lado de la hemorragia.

El vértigo, a menudo, es un síntoma de la esclerosis múltiple. El comienzo suele ser brusco y el examen ocular puede revelar la incapacidad de movimiento de los ojos.

Un traumatismo craneal y lesiones en el cuello también puede resultar en vértigo, que por lo general desaparece por sí solo sin la necesidad de tratamiento.

La migraña, una forma grave de dolor de cabeza, también puede causar vértigo. El vértigo suele ir seguido de un dolor de cabeza. A menudo hay una historia previa de episodios similares, pero sin problemas duraderos.

Las complicaciones de la diabetes puede causar arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias), que pueden conducir a la disminución del flujo sanguíneo que va al cerebro, causando los síntomas de vértigo.

El vértigo implica una sensación de movimiento ya sea de la persona o del medio ambiente que le rodea, a menudo esta sensación se percibe como si la habitación en la que te encuentras, diera vueltas a tu alrededor. Esto no debe confundirse con los síntomas de mareo o desmayo. El vértigo es una enfermedad diferente. El vértigo tiene la capacidad de desequilibrarte o simplemente carecer del equilibrio.

Los síntomas del vértigo incluyen una sensación de desorientación o de movimiento. Además, el individuo puede padecer los siguientes síntomas:

  • Náuseas o vómitos.
  • Sudoración.
  • Movimientos anormales de los ojos.

La duración de los síntomas del vértigo puede ser de minutos a horas y los síntomas pueden ser constantes o episódicos. El inicio puede ser debido a un movimiento o cambio de posición. Es importante comentarte al médico acerca de cualquier traumatismo craneal reciente o lesión por latigazo cervical, así como cualquier medicamento nuevo que estés tomando.

La persona con vértigo también puede padecer pérdida de audición y sensación de zumbido en los oídos, alteraciones visuales, debilidad, dificultad para hablar, disminución del nivel de conciencia y dificultad para caminar.

El tratamiento del vértigo puede iniciarse en casa, tomado medicamentos por vía oral o por vía tópica (parches). También se pueden administrar medicamentos por vía intravenosa en el hospital.

Dependiendo de la causa que haya provocado el vértigo, se llevará a cabo un tratamiento u otro.

Si el vértigo ha sido provocado por una infección bacteriana del oído medio, el tratamiento se basará en los antibióticos. Si existe un agujero en el oído interno que causa infecciones recurrentes, el tratamiento puede requerir cirugía.

Los medicamentos para el vértigo sólo deben tomarse de la forma que indica el médico y siempre bajo su supervisión. Los medicamentos más comúnmente prescritos para el vértigo son los siguientes:

  • Clorhidrato de meclizina (Antivert).
  • Difenhidramina (Benadryl).
  • Escopolamina transdérmica del parche (Transderm-Scop).
  • Clorhidrato de prometazina (Phenergan).
  • Diazepam (Valium).

Vértigo periférico

El vértigo periférico se caracteriza por crisis repentinas y de poca duración. Normalmente se acompaña de manifestaciones auditivas y síntomas neurovegetativos. Los tipo de vértigo periférico más conocidos son el vértigo de Ménière y el vértigo posicional paroxístico benigno.

Vértigo de Ménière

La enfermedad de Ménière se compone de una tríada de síntomas que incluyen: episodios de vértigo, zumbido en los oídos (tinnitus) y pérdida de audición. Las personas con esta afección tienen la repentina aparición de vértigo severo, pérdida auditiva fluctuante, así como los periodos asintomáticos.

Para la enfermedad de Ménière, además del tratamiento sintomático, el médico puede recomendarte una dieta baja en sal y medicación para aumentar la producción de orina.

Vértigo posicional paroxístico benigno

El vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB) es la forma más común de vértigo y se caracteriza por la sensación de movimiento repentino iniciado por movimientos de la cabeza o al mover la cabeza en una dirección determinada. Este tipo de vértigo rara vez es grave y puede ser tratado fácilmente.

Además de los fármacos utilizados para el vértigo posicional paroxístico benigno, existen varias maniobras físicas para tratar la condición. Las maniobras físicas más utilizadas son:

  • Ejercicios vestibulares de rehabilitación o maniobras de Epley.
  • Maniobra de reposicionamiento de partículas.

Vértigo central

El vértigo central se caracteriza por tener una sensación de movimiento continuo que puede durar días. En el vértigo central no hay alteraciones auditivas, ni síntomas neurovegetativos.

El tratamiento para el vértigo central incluye reposo, diazepam o miolastan, torecan, estiramientos y fisioterapia, meditación y autohipnosis.

Vértigo en niños

El vértigo en niños es cada vez más común. Dependiendo de la causa, se llevará a cabo un tratamiento u otro. El tratamiento más común en niños el la terapia de rehabilitación vestibular para mejorar el control visual-motor, la coordinación y el equilibrio.

Artículos relacionados con Tratamiento del vértigo