Tratamiento del glaucoma

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre glaucoma y lista algunos de sus posibles tratamientos. La información disponible en esta página sobre glaucoma y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces glaucoma o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

Imágen de tratamiento del glaucoma

El glaucoma no es sólo una enfermedad ocular, sino un grupo de enfermedades oculares que dan como resultado un daño del nervio óptico, lo que puede provocar la pérdida de la visión. La alta presión intraocular, por lo general, aunque no siempre, provoca este daño.

El glaucoma es una de las principales causas de ceguera. El glaucoma es una enfermedad degenerativa que puede dañar tu visión tan gradualmente que no notes ninguna pérdida de la visión hasta que la enfermedad está en una etapa avanzada.

El diagnóstico precoz y el tratamiento pueden minimizar o prevenir el daño del nervio óptico y el límite del glaucoma relacionado con la pérdida de la visión. Es importante examinar los ojos regularmente y medir la presión intraocular.

El objetivo del tratamiento del glaucoma es reducir la presión intraocular. Para el tratamiento, los médicos pueden bajarte la presión intraocular, mejorar el drenaje de líquido ocular o disminuir la cantidad de líquido que se produce en el ojo.

El glaucoma no tiene cura y el daño causado por la enfermedad no se puede revertir, pero el tratamiento y los chequeos regulares pueden prevenir la pérdida de visión en personas con glaucoma incipiente. Si la pérdida de visión ya ha tenido lugar, el tratamiento puede retrasar o prevenir la pérdida de visión.

El tratamiento para el glaucoma puede constar de:

  • Gotas para los ojos: Prostaglandinas, beta, agonistas alfa-adrenérgicas, carbónicas, mióticas o colinérgicas.
  • Medicamentos orales: Inhibidores de la anhidrasa carbónica.
  • Cirugía: Cirugía láser, cirugía de filtración o trabeculectomía, drenaje de la malla trabecular e implantes de drenaje.
  • Glaucoma agudo

    El glaucoma agudo necesita tratamiento inmediato para detener o reducir el ritmo de avance de la enfermedad. El tratamiento dependerá del tipo de glaucoma que padezcas. Entre los tratamientos disponibles están las gotas oculares, los medicamentos orales y la cirugía. Es habitual que el médico tenga que hacer una combinación de varios tratamientos para detener el avance de la enfermedad.

    Glaucoma de ángulo abierto

    El tipo más común de glaucoma es el glaucoma de ángulo abierto. Este glaucoma no tiene signos o síntomas perceptibles, excepto la pérdida gradual de la vista.

    Los médicos suelen prescribir prostaglandinas para el tratamiento de glaucoma de ángulo abierto. Este tipo de colirio aumenta el flujo de salida del líquido ocular y reduce la presión en el ojo. Los ejemplos de prostaglandinas son latanoprost (Xalatan) y bimatoprost (Lumigan). Los posibles efectos secundarios incluyen enrojecimiento leve, picazón ocular, oscurecimiento del iris, cambios en la pigmentación de la piel del párpado y visión borrosa.

    Este tipo de glaucoma también se puede tratar con la cirugía láser. Se trata de un procedimiento ambulatorio llamado trabeculoplastia láser. Después de ponerte un colirio anestésico, el médico utiliza un rayo láser de alta energía para abrir los canales de drenaje obstruidos y ayudar a drenar el líquido con mayor facilidad de tu ojo.

    Glaucoma de ángulo cerrado

    El glaucoma de ángulo cerrado es una emergencia médica. Cuando el paciente es diagnosticado con esta condición, necesita un tratamiento urgente para reducir la presión en el ojo. En general, esto requiere medicación y procedimientos quirúrgicos.

    El procedimiento quirúrgico más indicado para este glaucoma se llama iridotomía periférica con láser. En la iridotomía, los médicos crean un pequeño agujero en el iris usando un láser de forma que el líquido puede fluir a través de él y salir del ojo. Los médicos también evalúan el otro ojo y pueden recomendarte una iridotomía en el segundo ojo. Esto es debido al alto riesgo de que el ángulo de drenaje también se cierre en el futuro.

    Glaucoma congénito

    El glaucoma congénito es un tipo de glaucoma infantil que suele aparecer poco después del nacimiento y durante el primer año de vida aunque puede retrasarse hasta más tarde. A diferencia del glaucoma infantil, el glaucoma congénito suele tener signos evidentes que pueden incluir lagrimeo, sensibilidad a la luz y la nubosidad de la córnea. Este tipo de glaucoma es más común en los niños y puede afectar a uno o ambos ojos.

    La primera opción para el tratamiento de glaucoma congénito es casi siempre la cirugía. Debido al riesgo asociado con la anestesia en los niños pequeños asociados con la anestesia, la cirugía y el diagnóstico se realizan al mismo tiempo.

    En algunos casos en los que la cirugía no puede realizarse inmediatamente, el médico suele recetar unas gotas para los ojos, medicamentos orales o una combinación de ambos para ayudar a controlar la presión antes de la cirugía.

    Un enfoque común es la microcirugía. Para ello se utilizan pequeños instrumentos quirúrgicos para crear un canal de drenaje para el exceso de líquido.

    Algunas veces el médico implanta una válvula o un tubo pequeño para permitir que el fluido drene desde el ojo.

    Glaucoma de ángulo estrecho

    El objetivo del tratamiento es reducir la presión intraocular tan pronto como sea posible. Esto se puede hacer con medicamentos sistémicos por vía oral o a veces, por vía intravenosa. Las gotas tópicas oculares también se utilizan para tratar el glaucoma de ángulo estrecho. Con frecuencia, el láser y/o la cirugía sin láser pueden ser necesarias para reducir la presión intraocular.

    Artículos relacionados con Tratamiento del glaucoma