Tratamiento de la gonorrea

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre gonorrea y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre gonorrea y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces gonorrea o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas de la gonorrea.

Imágen de tratamiento de la gonorrea

La gonorrea es una infección de transmisión sexual causada por una bacteria. Esta bacteria puede infectar tanto a hombres como a mujeres. La gonorrea afecta con mayor frecuencia a la uretra, al recto o a la garganta.

La gonorrea se transmite comúnmente durante las relaciones sexuales. Pero los bebés pueden infectarse durante el parto si la madre está infectada. A los bebés, la gonorrea suele afectarles de forma más común a los ojos.

La gonorrea es una infección común y en algunos casos, no causa ningún síntoma. Puede que ni siquiera la persona infectada sepa que está infectada. El uso de preservativo puede prevenir esta infección de transmisión sexual.

La infección por gonorrea puede afectar a múltiples zonas de tu cuerpo, pero normalmente afecta al tracto genital.

La gonorrea también puede afectar a otras partes del cuerpo, entre las que se destacan las siguientes:

  • Recto. Los signos y síntomas incluyen comezón anal, pus y manchas de sangre roja en el papel higiénico.
  • Ojos. Puede causar dolor en los ojos, sensibilidad a la luz y pus.
  • Garganta. Los signos y síntomas de una infección de la garganta incluyen dolor e inflamación de garganta y de los ganglios linfáticos.
  • Articulaciones. Si una o más articulaciones se infectan por estás bacterias (artritis séptica), las articulaciones afectadas pueden estar calientes, rojas, hinchadas y con mucho dolor.

Los adultos con gonorrea se tratan con antibióticos. Debido a las nuevas cepas resistentes a los medicamentos de la gonorrea Neisseria, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, recomiendan que la gonorrea no complicada debe ser tratada sólo con un antibiótico de ceftriaxona. Estos antibióticos se administran en forma de inyección. Para el tratamiento de la gonorrea se puede combinar azitromicina o doxiciclina, que son dos antibióticos orales.

Si tienes pareja sexual, estaría bien que también se sometiera a las pruebas y al tratamiento para la gonorrea, aunque no tenga síntomas. Tu pareja deberá seguir tu mismo tratamiento para prevenir una nueva infección.

Los bebés que nacen de madres con gonorrea deben recibir un medicamento en los ojos inmediatamente después del nacimiento para prevenir la infección. Si se desarrolla una infección ocular, los bebés pueden ser tratados con antibióticos.

Es importante tomar todos los medicamentos recetados por tu médico para curar la gonorrea. Aunque los medicamentos detengan la infección, esto no significa que vayan a reparar cualquier daño permanente causado por la infección. Mientras dure el tratamiento de la gonorrea, se debe evitar el contacto sexual hasta que la curación se haya completado.

Si una persona infectada por gonorrea no sigue un tratamiento, la bacteria puede propagarse al tracto reproductivo o, en casos raros, puede extenderse hacia el torrente sanguíneo e infectar las articulaciones, válvulas cardiacas o el cerebro.

  

>Gonorrea en el embarazo

La gonorrea durante el embarazo requiere un tratamiento inmediato para evitar complicaciones tales como aborto involuntario, parto prematuro o que la embarazada rompa aguas demasiado pronto. Una mujer embarazada con la infección, puede transmitirla a su bebé durante el parto vaginal. Otras complicaciones graves relacionadas con la gonorrea incluyen ceguera, infección en las articulaciones y una infección sanguínea potencialmente mortal para el bebé.

Los expertos en la salud recomiendan que las mujeres que están embarazadas, deben realizarse por lo menos una prueba de la gonorrea durante la atención prenatal, debido a los riesgos que representa esta infección gonocócica tanto para la madre como para el bebé.

 

El tratamiento de la gonorrea en las mujeres embarazadas, reduce el riesgo de estos problemas de salud. Todas las parejas sexuales de las mujeres embarazadas también deben recibir tratamiento para la gonorrea.

Si estás embarazada no puedes tomarte ni ciprofloxacina, ni ofloxacina para el tratamiento de la gonorrea. Los medicamentos seguros para tratar la gonorrea durante el embarazo son:

  • Cefixima.
  • Ceftriaxona.
  • Levofloxacin.

Gonorrea en mujeres

En las mujeres, la gonorrea además de afectar a la uretra, al recto o a la garganta, también puede infectar el cuello uterino o cérvix.

Los signos y síntomas de la infección por gonorrea en las mujeres pueden ser:

  • Aumento del flujo vaginal.
  • Dolor al orinar.
  • Sangrado vaginal entre períodos, como por ejemplo, después del coito vaginal.
  • Dolor abdominal.
  • Dolor pélvico.

El resultado más común de la gonorrea sin tratamiento en las mujeres es la enfermedad pélvica inflamatoria (EPI), que es una infección grave del tracto reproductivo femenino. La gonocócica, puede aparecee inmediatamente después del período menstrual y causa que se formen cicatrices en las trompas de Falopio. Si el tubo está parcialmente lleno de cicatrices, el óvulo fertilizado puede ser incapaz de pasar al útero, lo que significa que el embrión puede implantarse en el tubo, haciendo un embarazo tubárico (ectópico). Esta complicación seria puede resultar en un aborto involuntario y puede causar la muerte de la madre.

Gonorrea en el hombre

Los signos y síntomas de la infección por gonorrea en los hombres pueden ser:

  • Dolor al orinar.
  • Descargas de pus a través de la punta del pene.

  • Dolor o inflamación de los testículos.

En los hombres, la gonorrea provoca epididimitis, que es una afección dolorosa de los testículos que puede provocar infertilidad si no se trata. La gonorrea también puede afectar a la glándula de la próstata y causar cicatrices en el canal urinario.

 

Gonorrea tratada con ciprofloxacina

Tanto la ceftriaxona, como la ciprofloxacina, son la forma más común de tratar la gonorrea. Aunque estos medicamentos tengan la capacidad de detener la infección, no pueden reparar cualquier daño permanente que se haya producido como consecuencia de esta infección.

Generalmente, la ciproflozacina se receta en una dosis única. Ni las mujeres embarazas, ni los pacientes menores de 18 años pueden tomar este medicamento.

 

Gonorrea y clamidia

La gonorrea y la clamidia, otra infección de transmisión sexual, a menudo, pueden infectarse a la vez. Por lo tanto, en estos casos, los médicos suelen recetar una combinación de antibióticos, como la ceftriaxona y la doxiciclina o la azitromicina, que tratan ambas infecciones.

Artículos relacionados con Tratamiento de la gonorrea