Tratamiento de las varices

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre varices y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre varices y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces varices o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

Imágen de tratamiento de las varices

Las varices son venas retorcidas y agrandadas. Cualquier vena puede verse afectada, aunque las más afectadas son las de las piernas y los pies. La aparición de varices se debe a la presión que ejercemos sobre las venas cuando estamos de pie o caminamos.

Para muchas personas, las varices y las arañas vasculares son simplemente un problema estético. Para otras personas, las varices pueden causar dolor y malestar. A veces, las varices pueden provocarnos problemas más serios. Las varices también pueden indicar un mayor riesgo de otros problemas circulatorios. El tratamiento puede incluir medidas de cuidados o procedimientos para disminuir o eliminar las venas.

Las varices por lo general no causan ningún dolor. Los signos que presentan las varices son:

  • Venas de color púrpura oscuro o azul.
  • Venas abultadas.

Los síntomas de las varices pueden incluir:

  • Una sensación de dolor o pesadez en las piernas.
  • Calambres e hinchazón en las piernas.
  • Dolor que empeora después de estar sentado o de pie durante mucho tiempo.
  • Comezón alrededor de una o más venas.
  • Úlceras en la piel cerca del tobillo.

En cuanto a su tratamiento, el cuidado personal de las personas con varices puede aliviar el dolor y evitar que la condición empeore. Como cuidado personal podríamos destacar: Hacer ejercicio, elevar las piernas o el uso de medias de compresión.

Las arterias llevan la sangre desde el corazón hacia el resto de los tejidos. Las venas regresan la sangre al resto del cuerpo hasta el corazón, por lo que la sangre puede recircularse. Para devolver la sangre al corazón, las venas de las piernas deben trabajar contra la gravedad. Las contracciones musculares en las piernas actúan como bombas y las paredes elásticas de las venas ayudan a retornar la sangre al corazón. Las diminutas válvulas en las venas abiertas se cierran para que la sangre fluya hacia el corazón y no caiga hacia abajo.

Las causas para la aparición de las varices pueden ser:

  • Edad: A medida que envejecemos, las venas pueden perder elasticidad.
  • Embarazo: Algunas mujeres embarazadas desarrollan varices. El embarazo aumenta el volumen de sangre en tu cuerpo, pero disminuye el flujo de sangre desde las piernas hasta la pelvis. Las venas varicosas que se desarrollan durante el embarazo generalmente mejoran sin necesidad de tratamiento médico a los tres meses después del parto.

Las complicaciones de las varices no son habituales, las más destacadas son:

  • Úlceras.
  • Coágulos de sangre (tromboflebitis).

Los tratamientos adicionales para las varices más severas que no mejoran con el cuidado personal, son:

  • Escleroterapia: En este procedimiento, el médico inyecta en las venas varicosas una solución que cierra las venas. En pocas semanas, las varices tratadas deberían desaparecer.
  • Láser: Los médicos están utilizando las nuevas tecnologías en los tratamientos con láser para cerrar las pequeñas venas varicosas y arañas vasculares. La cirugía con láser funciona enviando una fuerte explosión de luz a la vena, lo cual hace que la vena lentamente se vaya desvaneciendo y desapareciendo.
  • Catéter: En uno de estos tratamientos, el médico inserta un tubo delgado (catéter) en una vena agrandada y calentando la punta. A medida que el catéter es retirado, el calor destruye la vena, causando su cierre.
  • Extracción de las varices: Este procedimiento consiste en extraer una vena larga a través de pequeñas incisiones. Este es un procedimiento ambulatorio.
  • Cirugía endoscópica: Esta operación sólo se realiza en un caso avanzado con úlceras en las piernas. El cirujano utiliza una cámara de vídeo que se inserta en la pierna para visualizar y cerrar las venas varicosas, a continuación, elimina las venas a través de pequeñas incisiones.

Varices esofágicas

Las várices esofágicas son venas anormales que aumentan el tamaño de la parte inferior del esófago, el tubo que conecta la garganta y el estómago. Las várices esofágicas se presentan con mayor frecuencia en personas con enfermedades hepáticas graves.

Las várices esofágicas se desarrollan cuando el flujo normal de la sangre que va al hígado se hace más lentamente. Entonces, la sangre se acumula en los vasos sanguíneos más pequeños, como los del esófago, causando que los vasos se inflamen.

El objetivo principal en el tratamiento de las varices esofágicas es prevenir el sangrado. Las várices esofágicas sangrantes son potencialmente mortales. Si se produce una hemorragia, hay tratamientos disponibles para tratar de detener la hemorragia.

Los tratamientos disponibles para prevenir la hemorragia bajan la presión en la vena, éstos son los siguientes:

  • Medicamentos para retardar el flujo de sangre en la vena portal. Los bloqueadores beta ayudan a reducir la presión sanguínea de la variz, lo que reduce la probabilidad de hemorragia. Estos medicamentos incluyen el propranolol (Inderal, InnoPran) y nadolol.
  • Utilizar un endoscopio para observar el interior del esófago e inyectar un medicamento en la variz.
  • Vendas elásticas.

Varices esofágicas sangrantes

A veces, las varices esofágicas pueden romperse, causando una hemorragia potencialmente mortal. Existe un número de fármacos y procedimientos médicos disponibles para detener el sangrado de las várices esofágicas. Estos mismos tratamientos que pueden ayudar a prevenir el sangrado en personas con diagnóstico de várices esofágicas.

Los tratamientos utilizados para detener el sangrado incluyen:

  • Bandas elásticas para atar las venas sangrantes.
  • Inyección de una solución en las venas sangrantes.
  • Medicamentos pueden reducir el flujo de sangre desde los órganos internos a la variz, como el octreotide (Sandostatin).
  • Desviación del flujo de sangre fuera de la variz.
  • Reemplazar el hígado enfermo por uno sano.

Artículos relacionados con Tratamiento de las varices