Tratamiento de la infertilidad

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre infertilidad y lista algunos de sus posibles tratamientos. La información disponible en esta página sobre infertilidad y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces infertilidad o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

Imágen de tratamiento de la infertilidad

La infertilidad se define como la incapacidad para quedar embarazada a pesar de tener relaciones sexuales frecuentes y sin protección durante al menos un año o por lo menos durante seis meses si la mujer tiene 35 años o más.

La infertilidad puede deberse a una sola causa, ya sea tuya o de tu pareja o por una combinación de factores que pueden prevenir que un embarazo se produzca. Afortunadamente, hay muchos tratamientos seguros y efectivos para la superación de la infertilidad. Estos tratamientos mejoran significativamente tus probabilidades de quedarte embarazada.

La mayoría de las parejas logran el embarazo durante los primeros seis meses de intentos. En general, después de 12 meses de relaciones sexuales sin protección, aproximadamente el 90 por ciento de las parejas quedan embarazadas. La mayoría de las parejas restantes eventualmente conciben, con o sin tratamiento.

En algunos casos, una mujer infértil puede tener períodos menstruales anormales. Un hombre infértil puede tener algunos signos de problemas hormonales, tales como los cambios en el crecimiento del pelo o disfunciones sexuales.

El tratamiento de la infertilidad depende de la causa, cuánto tiempo habéis sido infértiles, tu edad y la de tu pareja. Algunas causas de la infertilidad no se pueden corregir. Sin embargo, una mujer puede quedarse embarazada con la tecnología de reproducción asistida u otros procedimientos capaces de restablecer la fertilidad.

Infertilidad masculina

Las causas más comunes de la infertilidad masculina son:

  • Producción anormal de esperma debido a diversos problemas, como testículos no descendidos, defectos genéticos o repetidas infecciones.
  • Problemas con la entrega del esperma debido a problemas sexuales, como la eyaculación precoz o dolor durante el coito (dispareunia), cuestiones de salud, como la eyaculación retrógrada, ciertas enfermedades genéticas, como la fibrosis quística o problemas estructurales, tales como el bloqueo de la parte de el testículo que contiene espermatozoides (epidídimo).
  • Aspectos generales de la salud y estilo de vida, tales como la mala alimentación, la obesidad o el consumo de alcohol, tabaco y drogas.
  • La sobreexposición a ciertos factores ambientales, como los pesticidas y otros químicos.
  • Los daños relacionados con el cáncer y su tratamiento.
  • La edad. Los hombres mayores de 40 años pueden ser menos fértiles que los hombres más jóvenes.

El tratamiento para la infertilidad masculina puede ser:

  • Problemas sexuales generales. El tratamiento se dirige hacia la impotencia o hacia la eyaculación precoz, factores que pueden mejorar la fertilidad. A menudo, el tratamiento de estos problemas se lleva a cabo con medicación o con un cambio de comportamiento.
  • La falta de esperma. Si la falta de esperma es la causa de la infertilidad masculina, con cirugía u hormonas se puede corregir el problema. A veces, el uso de la tecnología de reproducción asistida puede ser la solución. En algunos casos, los espermatozoides se pueden extraer directamente de los testículos o a través de la vejiga, éstos se inyectan en el óvulo extraído previamente.

    Infertilidad femenina

    Las causas más comunes de infertilidad femenina son:

    • Daños u obstrucción en las trompas de Falopio.
    • Endometriosis.
    • Trastornos de la ovulación, lo que puede impedir que los ovarios liberen óvulos (anovulación).
    • Elevado nivel de prolactina (hiperprolactinemia), la hormona que estimula la producción de leche materna.
    • El síndrome de ovario poliquístico.
    • La menopausia temprana.
    • Los fibromas uterinos.
    • Las adherencias pélvicas, bandas de tejido cicatrizal que se unen a los órganos después de la infección pélvica, apendicitis o cirugía abdominal o pélvica.
    • Medicamentos.
    • Los problemas de tiroides.
    • El cáncer y su tratamiento.

    Los medicamentos para mejorar la fertilidad femenina son el principal tratamiento para las mujeres infértiles debido a trastornos en la ovulación. Estos medicamentos pueden regular o inducir la ovulación. En general, funcionan como hormonas naturales. Los medicamentos utilizados en la infertilidad femenina son:

    • Citrato de clomifeno.
    • Gonadotropina menopáusica.
    • Hormona estimulante folicular.
    • Gonadotropina coriónica.
    • Liberadora de gonadotropina.
    • Inhibidores de la aromatasa.
    • Metformina.
    • Bromocriptina.

    Dependiendo de la causa de la infertilidad femenina, la cirugía puede ser una buena opción de tratamiento. Las obstrucciones u otros problemas en las trompas de Falopio muchas veces pueden repararse quirúrgicamente. Las técnicas laparoscópicas permiten operaciones delicadas en las trompas de Falopio.

    Si tienes endometriosis, el médico puede tratarte con una terapia de la ovulación, en la que se utiliza la medicación para estimular o regular la ovulación o la fertilización in vitro, en el que el óvulo y el espermatozoide se unen en un laboratorio y posteriormente se transfieren al útero.

    La tecnología de reproducción asistida es una forma de tratamiento de la infertilidad. Los tipos de reproducción asistida más comunes son:

    • La fertilización in vitro.
    • La estimulación eléctrica o vibratoria para alcanzar la eyaculación.
    • La aspiración espermática quirúrgica. Esto permite la recuperación de los espermatozoides si el conducto eyaculador está bloqueado.
    • Inyección intracitoplasmática de espermatozoides.
    • Eclosión asistida. Esta técnica ayuda en la implantación del embrión en el revestimiento del útero mediante la apertura de la cubierta externa del embrión (eclosión).

    Las técnicas de reproducción asistida funcionan mejor cuando la mujer tiene un útero sano, responde bien a los medicamentos para la fertilidad y tiene una ovulación natural o es donante de óvulos. El hombre debe tener espermatozoides sanos o debe haber disponibilidad de esperma de donantes. La tasa de éxito de la terapia antirretroviral es menor después de los 35 años.

    Artículos relacionados con Tratamiento de la infertilidad