Tratamiento de la EPOC

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre epoc y lista algunos de sus posibles tratamientos. La información disponible en esta página sobre epoc y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces epoc o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

Imágen de tratamiento de la EPOC

La EPOC o enfermedad pulmonar obstructiva crónica es una enfermedad pulmonar irreversible, por lo que el tratamiento se basa en retrasar la progresión de la enfermedad y mejorar la calidad de vida del paciente. Actualmente no existe ningún fármaco eficaz que sirva para detener la progresión de la enfermedad. Por ese motivo, el objetivo del tratamiento farmacológico es mantener bajo control los síntomas y prevenir la exacerbación de la EPOC.

El primer paso para iniciar el tratamiento es dejar de fumar. Los pacientes que padecen una infección asociada con la EPOC deben ser tratados con antimicrobianos como las tetraciclinas, la ampicilina, la amoxicilina y el bactrim.

En el tratamiento también se incluyen broncodilatadores, medicamentos que permiten una mejor respiración. Los corticosteroides orales son beneficiosos en determinados casos de EPOC. También pueden disminuir la posibilidad de recaída temprana, del fracaso del tratamiento y de la duración de la estancia hospitalaria. Los corticosteroides más comunes son el Flovent, el Solumedrol y la prednisona. Los aerosoles nebulizados trabajan para aliviar los espasmos pulmonares, disminuyendo la inflamación y haciendo que las secreciones sean más fáciles de expulsar.

La rehabilitación pulmonar ofrece una intervención única para los pacientes con EPOC. Es muy beneficiosa para las personas con síntomas debilitantes y cuyas actividades cotidianas se ven afectadas por la enfermedad.

La oxigenoterapia continua disminuyendo significativamente las tasas de mortalidad. La terapia de oxígeno no sólo aumenta las tasas de supervivencia en los pacientes con EPOC, sino que puede ayudar a aliviar los síntomas y mejorar su calidad de vida. Normalmente se trata de una terapia nocturna, es decir, mientras el paciente está durmiendo.

Las personas con EPOC tienen un mayor riesgo a desarrollar neumonía neumocócica, por ello se recomienda encarecidamente vacunarse contra ella. Hay tres tipos de cirugía que pueden ser una opción para las personas con enfisema en fase terminal que no son susceptibles al tratamiento y que cumplen con los requisitos específicos. Estas opciones son la bullectomía, la cirugía de reducción del volumen pulmonar y el trasplante de pulmón.

No es raro que el médico utilice una combinación de estos métodos para desarrollar el tratamiento de la enfermedad.

EPOC exacerbado

La exacerbación se define como una descompensación de una enfermedad crónica. También se define como un aumento en la severidad de los síntomas del asma, como sibilancias y dificultad para respirar.

Las exacerbaciones agudas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se pueden tratar con oxígeno, con anticolinérgicos inhalados, antibióticos y corticoides sistémicos. El tratamiento con metilxantinas puede ser considerado en pacientes que no responden a otros broncodilatadores.

Los corticosteroides son beneficiosos en el tratamiento de la EPOC exacerbada, ya que acorta el tiempo de recuperación, mejora la función pulmonar y la hipoxemia. También puede disminuir la posibilidad de recaída temprana, el fracaso del tratamiento y la duración de la estancia hospitalaria. A continuación enumeramos algunos corticosteroides comunes que el médico puede prescribir durante el tratamiento de la EPOC exacerbada:

  • Flovent.
  • Solumedrol.
  • Prednisona.

EPOC agudizada

A menudo, las personas con EPOC agudizada, tienen una menor tolerancia al ejercicio, su fatiga aumenta y notan una menor capacidad pulmonar. Por ello, la EPOC agudizada afecta gravemente en su calidad de vida.

Las pautas específicas de tratamiento para la EPOC agudizada son:

  • Dejar de fumar.
  • Vacunación contra la gripe y la neumonía.
  • Broncodilatadores de acción corta.
  • Anticolinérgicos de acción prolongada.
  • Rehabilitación pulmonar.
  • Glucocorticoides inhalados.

Las personas que tienen EPOC muy agudizado, a menudo, sufren de frecuentes y potencialmente mortales exacerbaciones que perjudican notablemente su calidad de vida.

Las pautas para su tratamiento serán las mismas que hemos mencionado anteriormente, sumándoles una terapia de oxígeno de forma continua, durante el ejercicio y/o para aliviar los episodios repentinos de falta de aliento. También se puede contemplar la posibilidad de una cirugía de pulmón. Las complicaciones post-operatorias son comunes y el riesgo se incrementa debido al hábito de fumar, la mala salud en general, al aumento de la edad, la obesidad y la gravedad de la enfermedad.

Una nutrición saludable es vital. Los pacientes necesitan más calorías para respirar, por lo que pueden requerir una energía superior que los demás. Una dieta saludable también reduce el riesgo de infección pulmonar.

EPOC descompensada

La EPOC descompensada puede estar provocado por hipoxia. La descompensación de EPOC en este caso, debe tratarse en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) o en un hospital. Otra de las causas, puede ser por una Tromboembolia Pulmonar.

Es importante para realizar un buen tratamiento, detectar la causa de la descompensación. El tratamiento para la EPOC descompensada comienza con una ventilación no invasiva. Al paciente, dependiendo de la causa de la descompensación, se le pueden administrar analgésicos, sedantes, procedimientos quirúrgicos, terapias inhalatorias, terapias con oxigeno, Beta2-agonistas, anticolinéricos, corticosteroides, metilxantinas, antibióticos, mucolíticos, kinesiología y/o terapia física.

Estas opciones de tratamiento pueden realizarse de forma conjunta o individual, dependiendo del estado y de las necesidades del paciente.

Artículos relacionados con Tratamiento de la EPOC