Tratamiento de la sífilis

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre sífilis y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre sífilis y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces sífilis o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas de la sífilis.

Imágen de tratamiento de la sífilis

La sífilis es una infección bacteriana que generalmente se transmite por contacto sexual. La enfermedad comienza como una úlcera sin dolor, por lo general en los genitales, el recto o la boca. La sífilis se transmite de persona a persona a través de la piel o de las membranas mucosas que tienen contacto con estas llagas.

Después de la infección inicial, las bacterias de la sífilis pueden permanecer latentes en el cuerpo durante décadas antes de que se vuelvan a activar. La sífilis temprana puede ser curada, a veces con una sola inyección de penicilina. Sin tratamiento, la sífilis puede dañar gravemente el corazón, el cerebro u otros órganos y puede ser potencialmente mortal.

Las úlceras genitales asociadas a la sífilis pueden hacer que sea más fácil de infectarse con el VIH, el virus que causa el SIDA.

La sífilis se desarrolla en etapas y los síntomas varían con cada etapa. Sin embargo, las etapas pueden superponerse y los síntomas no siempre aparecen en el mismo orden. Puedes estar infectado con sífilis y no notar ningún síntoma durante años.

La etapas de la sífilis son:

  • Sífilis primaria.
  • Sífilis secundaria.
  • Sífilis latente.
  • Sífilis terciaria o tardía.
  • Sífilis congénita.

La causa de la sífilis es una bacteria llamada Treponema pallidum. La vía de transmisión más frecuente es a través del contacto con una herida de una persona infectada durante la actividad sexual. La bacteria entra en tu cuerpo a través de pequeños cortes o abrasiones en la piel o de las membranas mucosas. La sífilis se contagia durante las etapas primaria y secundaria y en ocasiones en el período de latencia temprana.

Con menos frecuencia, la sífilis puede contagiarse a través de un contacto cercano directo sin protección con una lesión activa (por ejemplo, durante un beso) o a través de una madre infectada a su bebé durante el embarazo o el parto (sífilis congénita).

La sífilis no se propaga por utilizar el mismo inodoro, bañera, ropa, utensilios de comida, piscinas o jacuzzis.

Cuando se diagnostica y se trata en sus primeras etapas, la sífilis es fácil de curar. El tratamiento de elección en todas las etapas es la penicilina, un antibiótico que puede matar el microorganismo que causa la sífilis. Si eres alérgico a la penicilina, el médico te sugerirá otro antibiótico.

Una sola inyección de penicilina puede detener el progreso de la enfermedad si has sido infectado hace menos de un año. Si has tenido sífilis desde hace más de un año, es posible que necesites dosis adicionales para su tratamiento.

Después de que te hayas tratado por sífilis, tu médico te pedirá que:

  • Te realices análisis de sangre y exámenes periódicos para asegurarte de que tu cuerpo está respondiendo a la dosis de penicilina.

  • Evites el contacto sexual hasta que se complete el tratamiento y los resultados del análisis de sangre indiquen que la infección ha sido curada.
  • Notifiques a tus parejas sexuales que tienes sífilis para que puedan someterse a pruebas y recibir el tratamiento si es necesario.
  • Te hagas la prueba del VIH.

Sífilis primaria

El primer síntoma de la sífilis es una pequeña llaga, llamada chancro. El dolor aparece en el lugar donde la bacteria entró en tu cuerpo. Aunque la mayoría de las personas infectadas con sífilis desarrollan un solo chancro, algunas personas desarrollan varios. El chancro generalmente se desarrolla pasadas tres semanas después de la exposición. Muchas personas que tienen sífilis no se dan cuenta de este chancro, porque por lo general es indoloro y puede estar oculto dentro de la vagina o del recto. El chancro se cura por sí solo al cabo de seis semanas.

sífilis secundaria

A las pocas semanas de la curación del chancro original, puedes experimentar una erupción que comienza en el tronco, pero finalmente cubre todo el cuerpo, incluso las palmas de las manos y las plantas de los pies. Esta erupción normalmente no pica y puede ir acompañada de llagas verrugosas en la boca o el área genital. Algunas personas también experimentan dolores musculares, fiebre, dolor de garganta y ganglios linfáticos inflamados. Estos signos y síntomas pueden desaparecer en unas pocas semanas o ir y venir repetidamente durante un año.

Sífilis latente

Si no recibes el tratamiento para la sífilis, la enfermedad pasa de la secundaria a la latente (escondida). En esta etapa, la sífilis no muestra síntomas. La fase latente puede durar años. Los signos y síntomas pueden volver o no y la enfermedad puede progresar hasta una etapa superior (terciaria).

Sífilis terciaria

Entre el 15 al 30 por ciento de las personas infectadas con sífilis que no reciben tratamiento desarrollarán complicaciones conocidas como sífilis terciaria o tardía. En las etapas finales de la enfermedad, ésta puede dañar el cerebro, los nervios, los ojos, el corazón, los vasos sanguíneos, el hígado, los huesos y las articulaciones. Estos problemas pueden surgir muchos años después de haberse producido la infección original sin tratar.

Sífilis en el embarazo

La penicilina es el único tratamiento recomendado para las mujeres embarazadas con sífilis. Las mujeres que son alérgicas a la penicilina pueden someterse a un proceso de desensibilización que les permita tomar penicilina. Incluso si has sido tratada por sífilis gestacional, tu hijo recién nacido también debe someterse a un tratamiento con antibióticos.

Sífilis congénita

Los bebés nacidos de madres con sífilis pueden infectar a través de la placenta o durante el parto. La mayoría de los recién nacidos con sífilis congénita no presentan síntomas, aunque algunos experimentan una erupción en las palmas de las manos y de los pies. Los síntomas posteriores pueden incluir sordera, deformidades en los dientes y en la nariz.

Artículos relacionados con Tratamiento de la sífilis