Tratamiento de la gingivitis

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre gingivitis y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre gingivitis y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces gingivitis o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

Imágen de tratamiento de la gingivitis

La gingivitis es una enfermedad muy común y leve de las encías (periodontal) que causa irritación, enrojecimiento e inflamación de las encías. Debido a que la gingivitis puede ser muy leve, puedes no darte cuenta que tienes la enfermedad. Sin embargo, es importante tomar en serio la gingivitis y tratarla rápidamente. La gingivitis puede conducir a otra enfermedad de las encías mucho más grave llamada periodontitis, llegando en algunos casos a provocar la pérdida de piezas dentales.

La causa más común de la gingivitis es la mala higiene oral. Los buenos hábitos de salud oral, como los chequeos profesionales, el cepillado diario y el uso del hilo dental, pueden ayudar a prevenir la gingivitis. Los síntomas de la gingivitis son:

  • Inflamación de las encías.
  • Retroceso de las encías.
  • Encías sensibles.
  • Encías que sangran con facilidad al cepillarte o usar hilo dental.
  • Cambio en el color de las encías.
  • Mal aliento.

El tratamiento oportuno, por lo general, puede revertir los síntomas de la gingivitis y prevenir su progresión a una enfermedad más grave de las encías y pérdida de dientes. El tratamiento eficaz requiere atención profesional seguida por intensificar la higiene oral en casa.

La atención profesional de la gingivitis incluye:

  • Una evaluación inicial y la limpieza dental a fondo para eliminar todos los rastros de la placa y el sarro.
  • Instrucción para la limpieza diaria en casa.
  • Un seguimiento regular de chequeos y limpiezas profesionales.

El seguimiento de cuidado en el casa incluye:

  • Cepillarte por lo menos dos veces al día.
  • Usar hilo dental por lo menos una vez al día.
  • El uso de un enjuague bucal antiséptico.

Los dientes mal alineados o coronas, puentes u otras restauraciones dentales mal ajustadas pueden irritar las encías y también pueden dificultar la eliminación de la placa durante tu cuidado diario en casa. Si cualquiera de estas condiciones está contribuyendo a la gingivitis, tu dentista puede recomendarte tratar estos problemas.

Gingivitis y periodontitis

La gingivitis es la enfermedad que precede a la periodontitis. Cuando una gingivitis se pasa por alto o no se aplica el tratamiento adecuado, desemboca en una periodontitis.

Hay varias formas de tratar la periodontitis, dependiendo de su severidad. El objetivo del tratamiento de la periodontitis es limpiar a fondo los restos de bacterias y prevenir más daño.

Los tratamientos disponibles para la periodontitis se pueden dividir en no quirúgicos (para fases menos avanzadas) y quirúrgicos. Entre los no quirúrgicos destacan:

  • Eliminar el sarro y las bacterias de las superficies de los dientes y debajo de las encías.
  • Antibióticos tópicos u orales para ayudar a controlar la infección bacteriana.

Para los casos más avanzados se utilizan tratamientos quirúrgicos, entre los que destacan:

  • Cirugía de colgajo o Flap.
  • Injerto de hueso.
  • Regeneración de tejido.
  • Injerto de gel.

Gingivitis marginal

La gingivitis marginal es una inflamación de las encías localizada en una encía marginal y en las papilas interdentales.

Este tipo de gingivitis se trata de la misma forma que la gingivitis normal.

Gingivitis ulceronecrosante

La gingivitis ulceronecrosante es una forma necrosante de la enfermedad periodontal inflamatoria. Se caracteriza por una necrosis de las papilas interdentales, ulceración de los márgenes gingivales, la aparición de una pseudomembrana, dolor, aumento de la salivación y halitosis.

El tratamiento consta en eliminar la pseudomembrana y hacer una limpieza exhaustiva de las encías. El paciente debe lavarse la boca con agua oxigenada cuatro veces al día. El paciente deberá ser tratado con antibióticos. En las gingivitis ulceronecrosantes más agudas, el tratamiento se prolongará. Se debe tener cuidado con esta enfermedad, ya que es progresiva.

Gingivitis descamativa

La característica principal de esta enfermedad es la descamación del epitelio gingival. Es una enfermedad muy frecuente en mujeres menopáusicas. El tratamiento se basa en una terapia hormonal y en los corticosteroides.

Gingivitis crónica

En la gingivitis crónica predominan las células plasmáticas en el tejido gingival, esto provoca una inflamación de las encías. Este tipo de gingivitis es muy frecuente en los niños. El tratamiento es exactamente el mismo que para los otros tipos de gingivitis.

Gingivitis en niños

La gingivitis es un problema que puede afectar a todo el mundo. Es importante enseñar buenos hábitos de higiene a nuestros hijos, como por ejemplo, el cepillado diario.

Es importante saber si un niño tiene gingivitis. Si no puede ser eliminada con el tratamiento adecuado, es posible que el niño esté sufriendo una enfermedad totalmente diferente y que la gingivitis sólo sea uno de sus síntomas.

Entre los niños, hay cinco señales claras que apuntan a la gingivitis: Sangrado, inflamación, enrojecimiento, halitosis y recesión gingival. La genética también es un factor clave, si uno de los miembros de la familia sufre una enfermedad periodontal, se deben tomar más precauciones con respecto a la higiene bucal y a los exámenes frecuentes.

El mejor tratamiento de la gingivitis es un cuidadoso cepillado, el uso del hilo dental y las visitas periódicas al dentista pediátrico. Sin tratamiento por un dentista, la gingivitis puede desarrollarse, convirtiéndose en una enfermedad periodontal destructiva. Existen métodos adicionales de tratamiento en forma de enjuague bucal.

Gingivitis en el embarazo

Lo ideal sería que las mujeres embarazadas incluyeran un examen periodontal como parte de la atención prenatal.

Los cambios hormonales durante el embarazo pueden cambiar la respuesta natural del cuerpo a la placa dental y por lo tanto, exagerar la forma en que los tejidos de las encías reaccionan a las bacterias de la placa. Esto puede tener como resultado una mayor probabilidad de que mujeres embarazadas desarrollen gingivitis. Generalmente, si prestas una especial atención y cuidado a tus dientes y a la acumulación de placa cuando estás embarazada, puedes prevenir esta enfermedad.

El riesgo de contraer gingivitis aumenta en el segundo mes de embarazo y disminuye en el noveno mes. Si ya tienes gingivitis antes de quedarte embarazada, es probable que empeorar durante el embarazo si no recibes tratamiento.

Dado que las bacterias que causan la gingivitis pueden entrar en el torrente sanguíneo, las bacterias pueden llegar hasta el útero. Esto puede provocar un parto prematuro o que el bebé nazca con poco peso.

Los tumores del embarazo son parte de una respuesta exagerada a la placa/bacteria que causa esta enfermedad de las encías. Son crecimientos inflamatorios y benignos que se desarrollan en las encías, y aunque no son cancerosos, deberían ser tratados. Son poco frecuentes y generalmente no causan dolor.

Artículos relacionados con Tratamiento de la gingivitis