Tratamiento de las quemaduras

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre quemaduras y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre quemaduras y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces quemaduras o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

Imágen de tratamiento de las quemaduras

Una quemadura es una lesión que destruye las diferentes capas de la piel y de las estructuras dentro de la piel, tales como las glándulas sudoríparas, glándulas sebáceas y los folículos pilosos. El calor generado por la fuente de fuego o calor y la cantidad de tiempo de exposición de la piel al calor es lo que daña la piel.

Para distinguir una quemadura menor de una quemadura grave, el primer paso es determinar la extensión del daño a los tejidos corporales. Las tres clasificaciones de quemaduras son: De primer grado, de segundo grado y de tercer grado.

Quemaduras de primer grado

Las quemaduras del primer grado o leves son las quemaduras en las que sólo se quema la capa exterior de la piel. En estas quemaduras la piel generalmente se tiñe de color rojo, a menudo hay inflamación y dolor.

El tratamiento de una quemadura de primer grado consiste en:

  • Aplicar compresas frías.
  • Aplicar lociones o ungüentos.
  • Administrar acetaminofén o ibuprofeno.

En el caso que la zona quemada sean las manos, los pies, la cara, las ingles, las nalgas o una articulación importante, necesitarás atención médica de emergencia.

Quemaduras de segundo grado

Cuando la primera capa de piel se ha quemado y la segunda capa de la piel (dermis) también se quema, la lesión recibe el nombre de quemadura de segundo grado.

Las quemaduras de segundo grado pueden presentar:

  • Ampollas.
  • Enrojecimiento de la piel y apariencia moteada.
  • Dolor intenso e hinchazón.

Una quemadura de segundo grado, si no es mayor de 7,6 centímetros de diámetro, se tratará como una quemadura leve. Si la zona quemada es grande o si la quemadura se encuentra en las manos, los pies, la cara, las ingles, las nalgas o sobre una articulación importante, se tratará como una quemadura extensa y deberás buscar ayuda médica de inmediato.

Las quemaduras de segundo grado se deberá tratar:

  • Enfriar la quemadura. Mantener el área quemada bajo agua fresca (no fría) con agua corriente durante 10 o 15 minutos o hasta que el dolor disminuya. Si esto no es posible, sumerge la quemadura en agua fría o enfríala con compresas frías. El enfriamiento de la quemadura reduce la hinchazón. No pongas hielo sobre la quemadura.
  • Cubrir la quemadura con un vendaje de gasa estéril. No utilices algodón esponjado ni otro material que pueda ensuciar la herida con la pelusa. Envuélvela sin apretar para evitar presionar la piel quemada. El vendaje cubre la quemadura, reduciendo el dolor y protegiendo las piel con ampollas.
  • Toma analgésicos como aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin), naproxeno (Aleve) o acetaminofeno (Tylenol).

Las quemaduras menores suelen sanar sin tratamiento adicional. Debes observar si hay señales de infección, como aumento del dolor, enrojecimiento, fiebre, hinchazón o supuración. Si se desarrolla una infección, busca ayuda médica que te pueda proporcionar el tratamiento adecuado. Evita volver a lesionar la zona antes de un año, si esto sucediera podrías causar cambios en la pigmentación en zonas más amplias. Deberás utilizar un protector solar en la zona durante al menos un año.

Nunca pongas hielo directamente sobre una quemadura, ya que esto puede provocar daños.

Quemaduras de tercer grado

Las quemaduras más graves que afectan a todas las capas de la piel y causan daño permanente a los tejidos, son las quemaduras de tercer grado. La grasa, el músculo e incluso el hueso pueden verse afectados. Las áreas pueden verse con un aspecto carbonizado, seco y blanco. La dificultad para inhalar y exhalar, el envenenamiento por monóxido de carbono u otros efectos tóxicos se pueden producir si la inhalación de humo se produce al mismo tiempo que la quemadura.

Para quemaduras graves, llama a urgencias para solicitar ayuda médica. Hasta que llegue una unidad de emergencia, sigue estos pasos:

  • No te quites la ropa quemada.
  • No sumerjas las grandes quemaduras severas en agua fría.
  • Comprueba tu respiración.
  • Eleva la parte o partes del cuerpo quemada.
  • Cubrir la zona quemada.

Los pacientes con quemaduras de tercer grado se deben vacunar contra el tétanos, ya que las quemaduras son susceptibles al tétanos.

Quemaduras químicas

Si la quemadura es producida por una sustancia química deberías seguir estos pasos:

  • Retirar la causa de la quemadura con un cepillado y luego enjuagar el producto químico de la superficie de la piel con agua fría durante 10 o 20 minutos.
  • Retirar la ropa o joyas que han sido contaminadas por la sustancia química.
  • Vendar el área de la quemadura con una gasa seca y estéril o con un paño limpio.
  • Volver a lavar el área quemada durante varios minutos más si la persona experimenta un mayor ardor después del primer lavado.
  • Tomar un analgésico para el dolor si es necesario, como la aspirina, el ibuprofeno (Advil, Motrin), naproxeno (Aleve) o acetaminofeno (Tylenol).
  • Vacúnate contra el tétanos.

Las quemaduras menores por sustancias químicas generalmente sanan sin tratamiento adicional. Sin embargo, deberás solicitar asistencia médica de emergencia si:

  • La persona muestra signos de estar en shock.
  • La quemadura química ha penetrado a través de la primera capa de la piel.
  • La quemadura química tiene lugar en los ojos, las manos, los pies, la cara, las ingles, las nalgas o sobre una articulación mayor.

Quemaduras térmicas

Las lesiones por quemaduras térmicas son muy comunes. La mayoría de las quemaduras son leves, pero algunas pueden ser graves. Las quemaduras térmicas pueden producirse por una llama, por escaldaduras o por el contacto con una fuente de calor u objeto caliente.

Dependiendo del grado de la quemadura se aplicará el tratamiento adecuado.

Quemaduras eléctricas

Una quemadura eléctrica puede parecer leves o no mostrar síntomas en la piel, son embargo, el daño puede extenderse profundamente en los tejidos internos de la piel. Si una fuerte corriente eléctrica pasa a través de tu cuerpo, se pueden producir daños internos, como una alteración del ritmo cardíaco o un paro cardíaco.

Si estás con alguien con una quemadura eléctrica, mientras esperas la ayuda médica, sigue estos pasos:

  • Mira primero, no lo toques.
  • Apaga la fuente de energía eléctrica si es posible.
  • Comprueba los signos de circulación (respiración, tos o movimiento).
  • Acuesta a la persona bocabajo con la cabeza ligeramente más baja que el tronco y las piernas elevadas.
  • Cubre las zonas afectadas.

Artículos relacionados con Tratamiento de las quemaduras