Tratamiento de la tricomoniasis

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre tricomoniasis y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre tricomoniasis y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces tricomoniasis o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas de la tricomoniasis.

Imágen de tratamiento de la tricomoniasis

La tricomoniasis es una infección de transmisión sexual. Para prevenir la reinfección por el organismo que causa la tricomoniasis, la pareja sexual también debe ser tratada. El medicamento más común para el tratamiento de la tricomoniasis es el metronidazol (Flagyl).

Muchas mujeres y la mayoría de los hombres con tricomoniasis no presentan síntomas, sobretodo al principio de la enfermedad. Los síntomas más comunes de la tricomoniasis, cuando aparecen, son:

  • Secreción vaginal abundante con mal olor de color blanquecino, grisáceo, amarillento o verdoso.
  • Enrojecimiento genital.
  • Dolor genital.
  • Dolor al orinar.
  • Dolor al tener relaciones sexuales.

Durante la infección de tricomoniasis se recomienda no tener relaciones sexuales y en el caso que se tengan, se debería utilizar preservativo para no contagiar a la pareja.

La tricomoniasis es causada por un protozoario unicelular. Éste es un tipo de parásito minúsculo que se transmite de persona a persona durante el acto sexual.

El tratamiento más utilizado para la tricomoniasis es una dosis única de metronidazol (Flagyl) o tinidazol (Tindamax).

Es importante tratarte tanto tú como tu pareja o parejas sexuales con para no reinfectarte una vez la enfermedad esté curada. Es vital evitar las relaciones sexuales sin protección hasta que haya pasado al menos una semana, una vez la infección esté curada.

Tricomoniasis en el embarazo

Las mujeres embarazadas con tricomoniasis tienen un mayor riesgo de parto prematuro, tener un bebé con bajo peso al nacer o transmitir la infección al bebé en el parto.

El tratamiento más utilizado para la tricomoniasis es una dosis única de metronidazol. El Clotrimazol se debe tomar durante 7 días y es el medicamento más utilizado para el tratamiento durante el primer trimestre del embarazo.

Otros medicamentos que también se pueden utilizar para el tratamiento de la tricomoniasis en mujeres embarazadas: Clotrimazol, Metronidazol, Tinidazol, Ornidazol y Nimorazole. El Miconazol es uno de los medicamentos mas útiles e inocuos para el primer trimestre de gestación.

El mejor tratamiento para esta enfermedad es la prevención. El uso de preservativos durante las relaciones sexuales es muy importante.

Tricomoniasis en hombres

Los hombres que padecen tricomoniasis generalmente no presentan síntomas, sobretodo en la etapa inicial de la infección. En el caso que presenten síntomas, el más típico es experimentar dolor al orinar.

Los hombres con tricomoniasis aunque no tengan síntomas son portadores de esta infección si no se tratan. Puedes contagiar a tus parejas sexuales si no te sometes a un tratamiento. El tratamiento principal para la tricomoniasis es una megadosis de metronidazol (Flagyl) o tinidazol (Tindamax), el mismo tratamiento que para las mujeres.

Tricomoniasis en mujeres

La mujeres suelen experimentar más síntomas que los hombres cuando se infectan con tricomoniasis. El más común es el flujo vaginal oloroso. Otros síntomas que también suelen presentarse es el prurito genital y el dolor al orinar.

Los síntomas en las mujeres pueden empeorar durante la menstruación. Las mujeres infectadas con VIH que es el virus del SIDA, tienen un mayor riesgo a contagiarse con tricomoniasis.

Las mujeres con tricomoniasis, además tratarse con metronidazol por vía oral, también pueden aplicarse una crema o un gel con el mismo principio activo en la vagina.

Tricomoniasis en niños

Si tienes tricomoniasis y estás embarazada puedes contagiar la infección a tu bebé. Es raro, pero puede pasar. Los bebés que nacen de madres infectadas pueden contraer la infección durante el parto. Los bebés pueden desarrollar fiebre y las niñas pueden desarrollar flujo vaginal. Los niños deben ser tratados si se les diagnostica la infección.

Si tu hijo es un bebé y está infectado, es posible que le hayas propagado la infección durante el parto, por lo que tú también deberás someterte a un examen médico.

Los niños pequeños que tienen tricomoniasis, debido a que es una enfermedad de transmisión sexual, puede ser un indicativo de abuso sexual.

Si un adolescente tiene tricomoniasis puede indicar que ha iniciado ya su actividad sexual o puede deberse a abusos sexuales.

   

En todos los casos, es decir, los bebés, los niños y los adolescentes que están infectados deben ser tratados con una megadosis de metronidazol (Flagyl) o tinidazol (Tindamax).

   

Tricomoniasis resistente al metronidazol

Si el tratamiento con metronidazol no está funcionando, lo primero que se tiene que comprobar es que las dos partes de la pareja sexual están siguiendo correctamente el tratamiento para poder así descartar una posible reinfección.

Una vez se han efectuado tales comprobaciones, se deberá repetir el tratamiento con dosis más alta durante 7 días. Se deberá realizar también el tratamiento tópico sobre la vagina. En el caso que aún así, la tricomoniasis siga vigente, significa que ésta es resistente al metronidazol.

Las tricomoniasis resistentes al metronidazol lo son también a los derivados de los 5 Nitroimidazoles. Sólo en este caso excepcionalmente se recomendará una terapia intravenosa.

El tratamiento de la tricomoniasis resistente al metronidazol se deberá llevar a cabo con Mebendazol, Furazolidona y la Anisomicina. Éstos medicamentos pueden ser efectivos para estos casos de tricomoniasis.

Artículos relacionados con Tratamiento de la tricomoniasis