Tratamiento de la esclerosis múltiple

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre esclerosis múltiple y lista algunos de sus posibles tratamientos. La información disponible en esta página sobre esclerosis múltiple y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces esclerosis múltiple o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas de la esclerosis múltiple.

Imágen de tratamiento de la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad potencialmente debilitante en la cual, el sistema inmunológico va destruyendo la funda protectora (mielina) que recubre los nervios. El daño producido a la mielina provoca interferencias en la comunicación entre el cerebro, la médula espinal y otras áreas del cuerpo. Esta condición puede deteriorar los nervios en sí. Este proceso es irreversible.

Los síntomas varían ampliamente, dependiendo del nivel del daño que se ha producido a los nervios y de la cantidad de nervios que se han visto afectados. Las personas con casos severos de esclerosis múltiple pueden perder la capacidad de caminar o hablar con claridad. La esclerosis múltiple puede ser difícil de diagnosticar en las primeras etapas de la enfermedad porque sus síntomas suelen aparecer y desaparecer.

La esclerosis múltiple no tiene cura. Sin embargo, los tratamientos pueden ayudar a tratar los ataques de la esclerosis múltiple, controlar sus síntomas y reducir el progreso de la enfermedad.

Los síntomas de la esclerosis múltiple pueden variar, dependiendo de la localización de las fibras nerviosas afectadas. Los síntomas que presenta la esclerosis múltiple pueden ser:

  • Adormecimiento o debilidad en una o más extremidades.
  • Pérdida parcial o completa de la visión central, por lo general de un ojo, a menudo con dolor durante el movimiento del ojo (neuritis óptica).
  • Visión doble o visión borrosa.
  • Sensación de hormigueo o dolor corporal.
  • Temblor o falta de coordinación.
  • Dificultad para hablar.
  • Fatiga.
  • Mareo.

La sensibilidad al calor es común en personas con esclerosis múltiple. Los pequeños aumentos en la temperatura corporal pueden desencadenar o empeorar los síntomas de la esclerosis múltiple.

La esclerosis múltiple no tiene cura. Generalmente, el tratamiento se centra en estrategias para los ataques que produce esta condición, en el control de los síntomas y en la reducción del progreso de la enfermedad. Algunas personas tienen síntomas tan leves que no necesitan tratamiento.

Los tratamientos para reducir los ataques son:

  • Corticosteroides. Los corticosteroides se utilizan principalmente para reducir la inflamación durante una recaída. Algunos ejemplos de corticosteroides son la prednisona oral y la metilprednisolona intravenosa. Los efectos secundarios de este tipo de medicación pueden ser cambios de humor, convulsiones, aumento de peso y un mayor riesgo de infecciones.
  • Intercambio de plasma (plasmaféresis). En este procedimiento se extrae un poco de sangre del cuerpo del paciente. La sangre obtenida se separa mecánicamente, las células de sangre por un lado y el plasma por el otro. Después los médicos mezclan los glóbulos con una solución de reemplazo y devuelven la sangre al cuerpo.

Las estrategias para tratar la esclerosis múltiple y frenar el avance de la enfermedad son:

  • Interferones beta. Estos tipos de drogas, como por ejemplo, el Avonex, Betaseron, Extavia y Rebif, parecen retardar el progreso de la esclerosis múltiple, reducir el número de ataques y disminuir su severidad. Los interferones pueden causar muchos efectos secundarios, incluyendo reacciones en la zona de la inyección y daño hepático. Sin embargo, es raro tener efectos secundarios graves y permanentes.
  • Glatiramer (Copaxone). Este medicamento puede reducir el número de ataques de esclerosis múltiple. Los médicos creen que el acetato de glatiramer actúa bloqueando el ataque del sistema inmunológico contra la mielina. Debe inyectarse bajo la piel (administración subcutánea) una vez al día. Los efectos secundarios son poco frecuentes, pero pueden incluir enrojecimiento, dolor en el pecho o palpitaciones del corazón después de la inyección.
  • Fingolimod (Gilenya). Es un medicamento oral administrado una vez al día. Funciona atrapando las células inmunes de los ganglios linfáticos. Con él, se pueden reducir los ataques de esclerosis múltiple y de discapacidad a corto plazo.
  • Natalizumab (Tysabri). Este medicamento puede reducir el número de ataques de esclerosis múltiple al interferir en el movimiento que potencialmente daña las células inmunes de la sangre que van al cerebro y a la médula espinal.
  • Mitoxantrona. Este medicamento inmunosupresor puede ser perjudicial para el corazón y que está asociado con el desarrollo de cánceres sanguíneos como la leucemia. Debido a estos riesgos, por lo general, sólo se utiliza para tratar la esclerosis activa grave y avanzada.
  • Teriflunomide MRI (Aubagio). Este medicamento oral reduce los ataques y lesiones en las personas con esclerosis múltiple. El paciente debe hacerse pruebas de sangre para controlar la función hepática, ya que puede causar un daño hepático grave. También puede causar daño fetal grave, por lo que no debe tomarse durante el embarazo. También puede causar efectos secundarios tales como la diarrea y náuseas.

Las estrategias para tratar los síntomas de la esclerosis múltiple son:

  • La terapia física. Un terapeuta físico u ocupacional puede enseñarte ejercicios de estiramiento y fortalecimiento para mejorar tu calidad de vida.
  • Dalfampridine (Ampyra). Este medicamento oral puede mejorar la velocidad al caminar en algunas personas.
  • Algunos relajantes musculares como el baclofeno (Lioresal) y tizanidina (Zanaflex) pueden mejorar tu espasticidad muscular y por lo tanto, reducir el dolor.
  • Otros medicamentos para la depresión, el dolor o problemas de control intestinal y de vejiga.

El trasplante de células madre está siendo estudiado como posible tratamiento para la esclerosis múltiple. En un trasplante de células madre, los médicos inyectan células madre sanas en tu cuerpo para reemplazar las células madre enfermas.

Artículos relacionados con Tratamiento de la esclerosis múltiple