Tratamiento de la salmonelosis

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre salmonelosis y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre salmonelosis y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces salmonelosis o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

Imágen de tratamiento de la salmonelosis

La salmonelosis o infección por salmonela es una enfermedad bacteriana común que afecta al tracto intestinal. La bacteria de la Salmonella suele vivir en los intestinos de los animales y humanos y se expulsa a través de las heces. Los seres humanos se infectan con mayor frecuencia a través agua o alimentos contaminados.

Por lo general, quienes sufren una infección por salmonela desarrollan diarrea, fiebre y calambres abdominales en un plazo de ocho a 72 horas. La mayoría de personas sanas se recuperan en pocos días sin tratamiento específico.

En algunos casos, la diarrea asociada con la infección por salmonela puede ser tan deshidratante como para requerir atención médica inmediata. También se pueden presentar complicaciones potencialmente mortales si la infección se extiende más allá de los intestinos. El riesgo de infección por salmonela es mayor si viajas a países con malas condiciones sanitarias.

La infección por Salmonella, en muchos casos es causada por el consumo de carne cruda o poco cocinada, pollo o huevos. El período de incubación oscila entre varias horas hasta dos días. La mayoría de las infecciones con Salmonella pueden ser clasificadas como gastroenteritis.

Los signos y síntomas de la salmonelosis generalmente duran de cuatro a siete días, aunque puedes necesitar varios meses para que tus intestinos vuelvan a la normalidad.

Algunos signos y síntomas de la salmonelosis comunes son:

  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Dolor abdominal.
  • Diarrea.
  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolores musculares.
  • Sangre en las heces.

Algunas variedades de bacterias de salmonela causar fiebre tifoidea, una enfermedad a veces mortal, que es más común en países en desarrollo.

Las bacterias de la Salmonela viven en los intestinos de las personas, los animales y los pájaros. La mayoría de personas están infectadas con salmonela por comer alimentos que han sido contaminados por las heces. Los alimentos más comúnmente infectados son la carne cruda, aves y mariscos. Las heces pueden contaminar las carnes crudas durante el proceso de matanza. El marisco puede contaminarse si se pesca en agua contaminada.

Mientras que la cáscara de un huevo puede parecer una barrera perfecta a la contaminación, algunas gallinas infectadas producen huevos que contienen salmonela. Por este motivo los huevos crudos pueden infectarte. Las frutas y verduras, especialmente las variedades importadas, pueden infectarse en el campo o durante el proceso de lavado con agua contaminada con salmonella. La contaminación también puede producirse en la cocina, cuando los jugos de las carnes y aves crudas entren en contacto con los alimentos crudos, como las ensaladas.

Debido a que la salmonelosis puede provocar deshidratación, el suministro de líquidos y electrolitos es el objetivo principal del tratamiento. En casos severos puede ser necesaria la hospitalización y la administración de líquidos intravenosos. Además, el médico puede recomendar:

  • Anti-diarreicos: Existen medicamentos como la loperamida (Imodium) que pueden ayudar a aliviar los cólicos, pero también pueden prolongar la diarrea asociada con la infección por salmonela.
  • Antibióticos: Si el médico sospecha que la bacteria de la salmonela ha entrado en el torrente sanguíneo o si tienes un caso grave o un sistema inmune debilitado, puede recetarte antibióticos para matar las bacterias.

Salmonelosis en niños

La salmonelosis en sí, no es potencialmente mortal, sin embargo, en algunas personas, especialmente en bebés y niños pequeños, el desarrollo de las complicaciones puede ser peligroso.

Para tratar a los niños, se puede utilizar una solución de rehidratación oral, como el Pedialyte, a menos que el médico te aconseje lo contrario.

En un niño se debe prestar especial atención a la deshidratación. Si la salmonelosis entra en el torrente sanguíneo (bacteriemia), puede infectar los tejidos en todo el cuerpo del niño y provocar otras enfermedades como:

  • Los tejidos que rodean el cerebro y la médula espinal (meningitis).
  • La estructura del corazón o de las válvulas (endocarditis).
  • Los huesos o la médula ósea (osteomielitis).

Salmonelosis en el embarazo

Las mujeres embarazadas son consideradas un grupo de riesgo especial de esta enfermedad transmitida por los alimentos debido a los riesgos potenciales para la salud de la madre y el niño.

Para el tratamiento de la salmonelosis se requieren de antibióticos en menos del 2 por ciento de los casos. Sin embargo, las mujeres embarazadas son más difíciles de tratar debido a las fluoroquinolonas, el antibiótico de elección en la infección por salmonela que están asociadas con algunos defectos de nacimiento.

Las complicaciones en las mujeres embarazadas son las mismas que en los niños. Si la infección por Salmonela atraviesa la placenta y puede producir una enfermedad grave y muerte del feto, incluso cuando los síntomas maternos son leves.

La salmonelosis en lactantes es muy severa, en comparación con los adultos. En los bebés que sobreviven a la enfermedad aguda, los efectos pueden durar toda la vida.

El tratamiento con fluoroquinolonas debe ser cuidadosamente sopesado ​​frente a la posibilidad de dañar el cartílago del feto en desarrollo. La ampicilina y la amoxicilina han sido el tratamiento clásico de elección en las embarazadas y en los recién nacidos.

Artículos relacionados con Tratamiento de la salmonelosis