Tratamiento de la cistitis

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre cistitis y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre cistitis y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces cistitis o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas de la cistitis.

Imágen de tratamiento de la cistitis

La cistitis es el término médico de la inflamación de la vejiga. La mayoría de las veces, la inflamación está causada por una infección bacteriana y también puede recibir el nombre de infección del tracto urinario. La cistitis puede ser dolorosa y molesta y puede convertirse en un problema de salud grave si la infección se propaga a los riñones.

Con menos frecuencia, la cistitis puede producirse como reacción a ciertos medicamentos, radioterapia o irritantes potenciales, tales como aerosoles de higiene femenina, espermicidas o el uso prolongado de un catéter. La cistitis también puede desarrollarse como una complicación de otra enfermedad.

El tratamiento habitual para la cistitis bacteriana son los antibióticos. El tratamiento para otros tipos de cistitis depende de la causa subyacente.

Los antibióticos son la primera línea de tratamiento para la cistitis causada por bacterias. Los síntomas a menudo mejoran significativamente en uno o dos días de tratamiento antibiótico. Sin embargo, es probable que tengas que tomar antibióticos de tres días a una semana, dependiendo de la severidad de la infección.

Cistitis crónica

La causa de la cistitis crónica o intersticial es incierta, por lo que hay tratamientos que funcionan mejor que otros en cada caso. Las terapias utilizadas para aliviar los signos y síntomas de la cistitis intersticial son:

  • Los medicamentos que se toman por vía oral o se insertan directamente en la vejiga.
  • Los procedimientos que manipulan la vejiga para mejorar los síntomas, como el estiramiento de la vejiga con agua o gas (distensión de la vejiga) o cirugía.
  • La estimulación del nervio, que utiliza impulsos eléctricos suaves para aliviar el dolor pélvico y en algunos casos, reduce la frecuencia urinaria.
  • Tratamiento de otros tipos de cistitis no infecciosa.

Cistitis aguda

La cistitis aguda es una infección bacteriana de la vejiga o del tracto urinario inferior. Aguda significa repentina o grave.

Para el tratamiento de la cistitis aguda se toman antibióticos por vía oral ya que existe el riesgo de que la infección se propague a los riñones.

Los antibióticos de uso común son el trimetoprim-sulfametoxazol, amoxicilina, augmentin, doxiciclina y fluoroquinolonas. El médico también puede recomendarte fármacos para aliviar el dolor urente y la necesidad urgente de orinar. El clorhidrato de fenazopiridina (Pyridium) es el fármaco más común para estos casos.

Todas las personas con una infección renal o vesical deben beber mucha agua.

Cistitis hemorrágica

La cistitis hemorrágica es definida por los síntomas ocasionados en el tracto urinario, que incluyen síntomas miccionales irritativos y hematuria. Este tipo de cistits es el resultado de lesiones en el epitelio transicional de la vejiga y en los vasos sanguíneos debido a las toxinas, patógenos, radiación, drogas o enfermedades.

Las causas infecciosas de la cistitis hemorrágica incluyen bacterias y virus. La cistitis hemorrágica no infecciosa es más común en pacientes que han recibido radiación pélvica, quimioterapia o ambas. Los pacientes afectados pueden presentar hematuria microscópica asintomática o hematuria macroscópica con coágulos, lo que conduce a la retención urinaria. El tratamiento depende de la etiología, la gravedad de la hemorragia, y los síntomas.

El mejor tratamiento de la cistitis hemorrágica es la prevención. La hidratación adecuada para inducir la diuresis, la irrigación continua de la vejiga y la dosis profiláctica de mesna son importantes medidas preventivas. El reconocimiento precoz y el tratamiento de las infecciones del tracto urinario es también una medida preventiva prudente. Una vez se ha desarrollado la cistitis hemorrágica, el tratamiento sigue las mismas pautas, independientemente de la causa, aunque los casos más infecciosos se deben resolver con los antibióticos apropiados.

El tratamiento de la cistitis hemorrágica puede incluir:

  • Cistostomía.
  • Nefrostomía percutánea.
  • Embolización selectiva de la arteria hipogástrica (muy pocas veces es eficaz).
  • Derivación por el conducto ileal.
  • Ureterostomía cutánea.

Cistitis en embarazadas

Las mujeres embarazadas deben ser tratadas cuando la bacteria ha sido claramente identificada. El antibiótico también debe ser seguro tanto para la madre como para el feto. Históricamente, se administraba ampicilina, pero en los últimos años la E. coli se ha vuelto cada vez más resistente a ésta. Alternativamente, se recetan las cefalosporinas que son bien toleradas y tienen la capacidad de tratar adecuadamente a estos organismos.

La fosfomicina (Monurol) es un nuevo antibiótico que se toma como una dosis única y también es efectivo. Las sulfonamidas pueden tomarse durante el primer y el segundo trimestre de embarazo, durante el tercer trimestre, el uso de sulfonamidas conlleva el riesgo de que el bebé desarrolle kernicterus, especialmente en los bebés prematuros. Otros antibióticos comunes (por ejemplo, las fluoroquinolonas y las tetraciclinas) no deben ser prescritos durante el embarazo debido a los posibles efectos tóxicos sobre el feto.

Cistitis en niños

Los síntomas de la cistitis en los niños pueden ser debilidad, irritabilidad, disminución del apetito, vómitos y dolor al orinar. Para tratar la cistitis el médico puede recetarle antibióticos. Para hacer más llevadero el proceso de curación puede recomendarte que administres a tu hijo analgésicos, como el paracetamol o el ibuprofeno. Estos pueden reducir el dolor y el malestar.

Darle a tu hijo mucha agua es un paso clave para acelerar la curación de la cistitis.

Artículos relacionados con Tratamiento de la cistitis