Tratamiento de la gripe

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre gripe y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre gripe y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces gripe o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas de la gripe.

Imágen de tratamiento de la gripe

La gripe es una infección viral que ataca al sistema respiratorio, es decir, la nariz, la garganta y los pulmones.

La gripe, si se complica, puede ser mortal. Las personas con mayor riesgo de desarrollar complicaciones de la gripe son:

  • Niños pequeños.
  • Adultos mayores.
  • Mujeres embarazadas.
  • Personas con sistemas inmunes debilitados.
  • Personas que tienen enfermedades crónicas.

La mejor defensa contra la gripe es la vacuna anual antigripal.

Por lo general, el tratamiento de la gripe se basa en el reposo en cama y la hidratación. En algunos casos, el médico puede recetarte algún medicamento antiviral, como oseltamivir (Tamiflu) o zanamivir (Relenza). Si se toman poco después del inicio de los síntomas, estos medicamentos pueden acortar la enfermedad a un día o ayudar a prevenir complicaciones serias.

El oseltamivir es un medicamento oral. El zanamivir se inhala a través de un dispositivo similar a un inhalador de asma y no debe ser utilizado por personas con problemas respiratorios, tales como asma y enfermedad pulmonar. Los efectos secundarios de los antivirales pueden incluir náuseas y vómitos. El oseltamivir también se ha asociado con comportamientos delirantes y autolesiones en los adolescentes.

Si quieres aliviar tus síntomas de gripe, deberías:

  • Beber mucho líquido: Agua, sopa, zumo, para evitar la deshidratación.
  • Descansar.
  • Tomar analgésicos como el acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Advil, Motrin, otros), para combatir el dolor muscular asociado con la gripe.

Gripe en niños

Los niños se encuentran entre los grupos de más riesgo en desarrollar la gripe y sus complicaciones. La gripe es causada por uno de los tres tipos de virus de la gripe A, B y C. Los tipos A y B son responsables de las epidemias anuales de gripe y el tipo C causa una enfermedad esporádica.

Los síntomas pueden comenzar dos o tres días después de la exposición al virus. La gripe se presenta rápidamente y ataca al sistema respiratorio superior. Los síntomas clásicos incluyen fiebre alta de hasta 40º C, escalofríos, dolores musculares, dolores de cabeza, dolor de garganta, tos seca y sensación de malestar. Estos síntomas generalmente duran de tres a cuatro días, pero la tos y el cansancio pueden persistir durante una o dos semanas después de que la fiebre haya desaparecido.

En los niños más pequeños, el patrón de la gripe puede parecerse a otras infecciones de las vías respiratorias como la laringitis, bronquitis o neumonía. El dolor abdominal, vómitos y diarrea se observan con frecuencia en los niños. El vómito suele ser más importante que la diarrea. La fiebre suele ser alta y la irritabilidad puede ser prominente.

En los niños, la gripe a menudo pasa inadvertida debido a que los signos y los síntomas no son específicos y pueden sugerir que se trata de una infección bacteriana.

Los síntomas de la gripe pueden durar más de una semana y no hay ningún tratamiento que pueda curar la gripe, únicamente se pueden mitigar sus síntomas. Se pueden aliviar y calmar los dolores de los niños con atención domiciliaria básica. Algunas de las medidas que se pueden tener en cuenta para tratar la gripe en niños son:

  • Reposo en la cama.
  • Permitir que el niño beba mucho líquido.
  • Tratar la fiebre con acetaminofén (Tylenol infantil, Feverall Infante, Panadol Junior Strength) o ibuprofeno (Advil para niños, Motrin para niños).
  • Utilizar un humidificador en la habitación del niño para que el aire sea más fácil de respirar.
  • Despejar las vías nasales.

El tratamiento de los síntomas es la piedra angular del tratamiento de la gripe en los niños.

Gripe en bebés

La gripe en los bebés menores de 6 meses es menos común, pero los síntomas incluyen letargo, falta de apetito y mala circulación.

El tratamiento será el mismo que el de los niños, pero con las cantidades recomendadas para su peso y edad. Es importante vigilar las secreciones nasales, ya que los bebés más pequeños suelen respirar por la nariz y no pueden respirar por la boca. Para despejar la nariz de un bebé se puede utilizar una pera de goma y una solución salina.

Gripe en embarazadas

En la mayoría de los casos, los beneficios de los medicamentos antivirales para la gripe durante el embarazo son mayores que los riesgos.

Durante el embarazo, la gripe es una seria amenaza para tu salud y la salud de tu bebé. El embarazo aumenta el riesgo de desarrollar complicaciones graves de la gripe, como la neumonía. A su vez, las complicaciones de la gripe aumentan el riesgo de parto prematuro, nacimiento prematuro y otros problemas durante el embarazo.

Aunque es importante ser cauteloso con cualquier medicamento durante el embarazo y visitar al médico para que nos confirme el tratamiento, las investigaciones apoyan la seguridad de los medicamentos antivirales con receta como el oseltamivir (Tamiflu) o el zanamivir (Relenza) para tratar la gripe durante el embarazo.

Si tienes fiebre, el médico podría recomendarte un acetaminofeno (Tylenol). Algunos estudios han mostrado un aumento del riesgo de defectos del tubo neural en los bebés de las mujeres que sufren fiebre alta durante las primeras cuatro a seis semanas de embarazo.

Gripe en diabéticos

Si eres diabético, tienes tres veces más probabilidades de ser hospitalizado y tres veces más probabilidades de morir a causa de la gripe y de sus complicaciones que las personas que no padezcan esta enfermedad. La gripe también puede interferir con tus niveles de glucosa en sangre.

La vacuna contra la gripe es la mejor forma de protegerse de ella. La vacuna es segura y eficaz. La vacuna neumocócica, también es recomendable para las personas con diabetes, ya que la neumonía, es una posible complicación de la gripe.

Si eres diabético y tienes gripe, debes seguir estos pasos adicionales para su tratamiento:

  • Sigue con tu medicación contra la diabetes.
  • Examina tu glucosa en sangre cada cuatro horas
  • Bebe líquidos extra (sin calorías) y trata de comer como lo harías normalmente.
  • Pésate todos los días.
  • Tómate la temperatura cada mañana y tarde.

Si ves que alguno de estos puntos no va bien, avisa a tu médico para que te dé nuevas directrices a seguir.

Gripe aviar

Aunque la gripe aviar es contagiosa y se propaga fácilmente entre las aves, es poco común que pueda ser transmitida a los seres humanos. A finales de 1990, surgió una nueva cepa de gripe aviar inusualmente severa ("altamente patógena") y dio como resultado la muerte de cientos de millones de aves, incluyendo aves de corral.

Las medidas de control, incluyendo el sacrificio y la vacunación de las aves sanas, limitaron la propagación de esta gripe aviar altamente patógena.

El primer caso humano de gripe aviar altamente patógena fue identificado en 1997 y más de 560 casos se han identificado desde entonces, con más de 300 muertes a nivel mundial.

Debido al pequeño número de casos en seres humanos, no ha sido posible llevar a cabo pruebas rigurosas para el tratamiento de la gripe aviar. La recomendación actual de la Organización Mundial de la Salud es el uso de un medicamento antiviral llamado oseltamivir (Tamiflu). Existen otros dos medicamentos antivirales, el oseltamivir y el zanamivir, que probablemente podrían funcionar para tratar la gripe causada por este virus, pero todavía se necesitan estudios adicionales para demostrar su eficacia.

Artículos relacionados con Tratamiento de la gripe