Tratamiento de la malaria

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre malaria y lista algunos de sus posibles tratamientos. La información disponible en esta página sobre malaria y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa. Si crees que padeces malaria o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

Imágen de tratamiento de la malaria

La malaria es una enfermedad causada por un parásito, transmitida por la picadura de mosquitos infectados. La malaria produce ataques recurrentes de fiebre y escalofríos. La malaria causa la muerte de aproximadamente 1 millón de personas cada año en todo el mundo.

La malaria sigue siendo frecuente en países tropicales y subtropicales. Científicos de todo el mundo están trabajando para desarrollar una vacuna para prevenir la malaria. Si vas a viajar a lugares donde la malaria es común, debes tomar medicamentos preventivos antes, durante y después del viaje. Muchos parásitos del paludismo son ahora inmunes a los fármacos más comunes utilizados para tratar la enfermedad.

La malaria es causada por un tipo de parásito microscópico que se transmite con mayor frecuencia por las picaduras de mosquitos.

La malaria puede contraerse por la picadura directa del mosquito, de una mujer embarazada al feto, a través de transfusiones de sangre o al compartir agujas para inyectarse drogas.

La infección de la malaria en general se caracteriza por ataques recurrentes con los siguientes síntomas:

  • Escalofríos.
  • Fiebre alta.
  • Sudoración profusa.
  • Dolor de cabeza.
  • Vómitos.
  • Diarrea.

Los fármacos antimaláricos más comunes son:

  • Cloroquina (Aralen).
  • Sulfato de quinina (Qualaquin).
  • Hidroxicloroquina (Plaquenil).
  • Mefloquina.
  • Combinación de atovacuona y proguanil (Malarone).

Recomendaciones de MINSA sobre la malaria

El Ministerio de Salud (MINSA) recomienda:

  • El uso de mosquiteras para dormir.
  • La protección de las ventanas y puertas con mosquiteras.
  • El uso de repelentes.
  • Evitar la presencia de la acumulación de agua alrededor de las viviendas.
  • Eliminar botellas, latas, etc. donde pueda acumularse agua.

Malaria en gestantes

Las mujeres embarazadas son más susceptibles a la malaria que la población en general, ya que son más propensas a infectarse, sufrir una recaída, desarrollar complicaciones graves e incluso morir por esta enfermedad.

Independientemente de los síntomas, la presencia de parásitos plasmodios en el cuerpo de una mujer embarazada tienen un impacto negativo en tu salud y en la del feto. La restricción del tratamiento sintomático para las mujeres embarazadas es una estrategia inadecuada para reducir la morbilidad y la mortalidad de la malaria.

El tratamiento puede ser más complicado debido a la limitación de los agentes antimaláricos, ya que muchos pueden dañar al feto. La prevención y tratamiento de la malaria en el embarazo puede ser una intervención clave para mejorar la salud materna, fetal e infantil a nivel mundial.

Los medicamentos deben utilizarse en dosis adecuadas y en función del estado clínico. El Cochrane, la cloroquina y la quinina pueden ser utilizads con seguridad en durante el embarazo, pero la resistencia a estos medicamentos es común.

Las artemisininas parecen ser seguras en los trimestres segundo y tercero. La mefloquina y la pirimetamina/sulfadoxina son seguras en los trimestres segundo y tercero. La primaquina, la tetraciclina, la doxiciclina y la halofantrina están contraindicadas. La primaquina (para la erradicación de P. vivax o P. ovale hipnozoitos) está contraindicada en el embarazo.

Las complicaciones maternas causadas por la malaria durante el embarazo pueden ser:

  • Anemia.
  • Edema pulmonar agudo.
  • Hipoglucemia.
  • Malaria cerebral.
  • Coagulación intravascular diseminada.

Tanto el P. falciparum, como el P. vivax pueden causar complicaciones que afectan al feto. La mortalidad fetal está presente en los casos de malaria en el embarazo. Los problemas más comunes para el feto incluyen:

  • Aborto espontáneo.
  • Parto prematuro.
  • Retraso del crecimiento intrauterino.
  • Bajo peso al nacer.

Malaria en niños

En los niños, la malaria tiene un curso más corto, a menudo progresa rápidamente a la malaria grave. Los niños son más propensos a presentar hipoglucemia, convulsiones, anemia severa y muerte súbita, pero son mucho menos propensos a desarrollar insuficiencia renal, edema pulmonar o ictericia.

La mayoría de fármacos antimaláricos son muy eficaces y seguros en niños, siempre que se administres las dosis de forma adecuada. Los niños suelen recuperarse de la malaria mucho más rápido que los adultos.

Malaria por falciparum

El P. falciparum es un tipo de virus de la malaria resistente al tratamiento con cloroquina. Los pacientes con la infección de P. falciparum, a menudo son hospitalizados con el fin de observar las complicaciones atribuibles tanto a la enfermedad como a su tratamiento.

Las infecciones por P. falaciparum deben tratarse con artemisinina o quinina.

Malaria por vivax

El Plasmodium vivax, es la segunda especie más importante causante de la malaria humana, representa alrededor del 40% de los casos de malaria en todo el mundo y es la especie dominante de malaria fuera de África.

El P. vivax, en general, es muy sensible a la cloroquina, aunque la resistencia es común y está aumentando. La resistencia a la pirimetamina también ha aumentado rápidamente en algunas áreas y por lo tanto, el tratamiento con sulfadoxina-pirimetamina, resulta ineficaz. El P. vivax es sensible a todos los fármacos antipalúdicos derivados de la artemisinina y un poco menos sensible a la mefloquina (aunque la mefloquina sigue siendo eficaz).

Artículos relacionados con Tratamiento de la malaria