Tratamiento del dengue

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre dengue y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre dengue y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces dengue o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas del dengue.

Imágen de tratamiento del dengue

El dengue afecta generalmente a las personas que viven en las regiones tropicales y se manifiesta con un episodio repentino de fiebre alta. La forma más grave de la fiebre del dengue se llama dengue hemorrágico (DH) y síndrome de choque por dengue (DSS) y afecta a una pequeña proporción de pacientes que se ven afectados por la fiebre del dengue. Se cree que hay una infección secundaria por un serotipo del virus del dengue diferente que conduce al desarrollo de dengue hemorrágico.

El dengue clásico se caracteriza por una fiebre repentina y abrupta que puede llegar hasta 39,5-41,4° C, tiene una duración de entre uno y siete días y se desvanece durante un periodo comprendido entre 1 y 2 días. Se repiten erupciones secundarias que usualmente no son tan graves como antes. La fiebre suele ir acompañada de dolor de cabeza en la parte frontal de la cabeza o detrás de los ojos. Se produce dolor muscular (mialgia) o de huesos que afecta a las piernas, las articulaciones y la columna vertebral en la zona lumbar. Por lo general, el dolor se va volviendo más severo según avanza la enfermedad.  Este dolor puede durar varias semanas, incluso después de que la fiebre haya desaparecido.

Otros síntomas que acompañan al dengue son náuseas y vómitos, pérdida de apetito, aumento del sentido del tacto y cambios en el sentido del gusto.

La fase aguda de la enfermedad puede durar una semana. El periodo de recuperación suele tener una duración de entre una y dos semanas y está caracterizada por la debilidad, el malestar y la pérdida de apetito. Como consecuencia de la enfermedad, se puede producir una erupción de parches rojos y blancos. Esta enfermedad es clínicamente indistinguible de la gripe, el sarampión o la rubéola.

No existe un tratamiento que mate el virus que provoca el dengue, por lo que la fiebre se debe tratar con antipiréticos como el paracetamol y el dolor de huesos deberá ser tratado con analgésicos. El paciente debe estar vigilado muy atentamente.

Actualmente se están desarrollando vacunas contra el dengue y seguramente, la vacunación masiva será la mejor opción para terminar con este virus.

Dengue hemorrágico

En el dengue hemorrágico se produce una fuga de plasma a través del sangrado. También se observa una falta de coagulación de la sangre. Aproximadamente entre un 20% y un 30% de los pacientes que sufren de dengue hemorrágico, desarrollan el síndrome de choque del dengue.

Los factores de riesgo y la gravedad del dengue hemorrágico dependen de la cepa y el serotipo del virus infectante, la edad del paciente, el estado inmunitario del paciente y la predisposición genética del paciente.

El dengue hemorrágico es el tipo más grave de dengue, puede ser mortal si no se reconoce o se trata adecuadamente. Las etapas iniciales de la enfermedad se asemejan a los síntomas del dengue clásico. Sin embargo, al cabo de 2 a 7 días, vienen seguidos por signos y síntomas de inquietud, insuficiencia circulatoria y sangrado.

No existen antivirales específicos en pastillas o en inyecciones que puedan matar al virus que produce el dengue. Sin embargo, el monitoreo y el tratamiento pueden salvar al paciente, por ese motivo, debe ser obligatoriamente hospitalizado para su tratamiento. El paciente debe ser hidratado por vía intravenosa para evitar que entre en choque.

En algunos casos puede ser necesario la administración de oxígeno, transfusiones de sangre y de plaquetas, en el caso de haber perdido mucha sangre o que el recuento de plaquetas esté por debajo de lo normal.

 

Dengue clásico en niños

Los síntomas del dengue clásico son más leves en niños que en adultos. En la India y en otras partes de Asia el dengue es una de las principales causas de ingreso y de muerte durante los brotes de dengue. El riesgo de infección por dengue es mayor en los bebés y en los niños de cuatro a seis años. Los bebés y los niños son más propensos que los adultos a desarrollar una enfermedad grave o complicaciones como DH y DSS.

El tratamiento del dengue clásico en niños incluye:

  • Reposo en cama.
  • Beber muchos líquidos.
  • Antipiréticos.
  • Duchas de agua fría para bajar la fiebre.

Dengue según el Ministerio de Salud

El Ministerio de Salud nos dice que el dengue es una infección viral llevada por el mosquito Aedes hembra. Poco a poco se ha ido extendiendo desde las zonas urbanas a nivel del mar hasta las más frías. El mosquito Aedes es un habitante de la ciudad y prefiere el agua dulce estancada, aunque también puede vivir en el agua en movimiento como las fuentes.

El dengue se presenta en dos formas, la fiebre del Dengue que es muy dolorosa y que puede aparecer como una gripe grave y el dengue severo o hemorrágico, que en ocasiones, puede llegar a ser mortal. No existe cura para el dengue, sólo tratamiento para los síntomas. El dengue grave requiere hospitalización y cuidados intensivos ya que puede ser mortal. El ministerio de salud recomienda no automedicarse para el Dengue. La mejor defensa es la eliminación de los mosquitos que pueden reproducirse en cualquier lugar, por lo que se aconseja no tener agua estancada en los hogares.

Artículos relacionados con Tratamiento del dengue