Tratamiento de la meningitis

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre meningitis y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre meningitis y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces meningitis o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas de la meningitis.

Imágen de tratamiento de la meningitis

La meningitis es una inflamación de las membranas (meninges) que rodean el cerebro y la médula espinal.

La inflamación asociada con meningitis suele provocar síntomas como dolor de cabeza, fiebre y rigidez en el cuello.

La mayoría de los casos de meningitis son causados por una infección viral, pero las infecciones bacterianas y micóticas también pueden causar meningitis. Dependiendo de la causa de la infección, la meningitis puede mejorar por sí sola en un par de semanas o puede ser una emergencia potencialmente mortal que requiere tratamiento antibiótico urgente.

Los síntomas que pueden desarrollarse en cualquier persona mayor de 2 años son:

  • Fiebre alta repentina.
  • Dolor de cabeza severo que no se confunde fácilmente con otros tipos de dolor de cabeza.
  • Tortícolis.
  • Vómitos o náuseas con dolor de cabeza.
  • Confusión o dificultad para concentrarse.
  • Convulsiones.
  • Somnolencia o dificultad para despertarse.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Falta de interés en comer y beber.

No hay manera de saber qué tipo de meningitis tienes sin someterte a las pruebas de líquido cefalorraquídeo.

Además de la meningitis viral o la bacteriana, también puedes contraer meningitis por otras causas no infecciosas, tales como reacciones químicas, alergias a medicamentos, algunos tipos de cáncer y enfermedades inflamatorias tales como la sarcoidosis.

El tratamiento depende del tipo de meningitis que tengas. Si la causa de la meningitis no está clara, el médico puede comenzar el tratamiento antiviral y antibiótico, mientras que se determina la causa exacta.

La meningitis no infecciosa debido a una reacción alérgica o una enfermedad autoinmune puede ser tratada con medicamentos de cortisona. En algunos casos, el tratamiento puede no ser necesario, porque la condición puede resolverse por sí sola. La meningitis relacionada con el cáncer requiere una terapia individual.

Meningitis bacteriana

Generalmente, la meningitis es una infección viral, pero la causa también puede ser una infección bacteriana. Debido a que las infecciones bacterianas son las más graves y pueden poner la vida del paciente en peligro, la identificación de la fuente de la infección es una parte importante del desarrollo de un plan de tratamiento.

La meningitis bacteriana aguda generalmente ocurre cuando las bacterias entran al torrente sanguíneo y migran hacia el cerebro y la médula espinal. Pero también puede ocurrir cuando las bacterias invaden directamente las meninges, como resultado de una infección de oído o sinusitis o una fractura de cráneo o, en raras ocasiones, después de algunas cirugías.

Existe una serie de cepas de bacterias que pueden causar meningitis bacteriana aguda. Las más comunes son:

  • Streptococcus pneumoniae (neumococo): Esta bacteria es la causa más común de meningitis bacteriana en niños, jóvenes y adultos. Es la causa de la neumonía o infecciones de oído o sinusitis. Hay una vacuna para ayudar a reducir la aparición de este infección.
  • Neisseria meningitidis (meningococo): Esta bacteria es otra causa principal de la meningitis bacteriana. La meningitis meningocócica suele ocurrir cuando las bacterias de una infección respiratoria superior entran en el torrente sanguíneo. Esta infección es muy contagiosa. Afecta principalmente a los adolescentes y adultos jóvenes. Hay una vacuna para ayudar a reducir la aparición de este infección. La meningitis meningocócica puede causar erupción en la piel.
  • Haemophilus: El Haemophilus influenzae tipo b (Hib) solía ser la principal causa de meningitis bacteriana en los niños pero las nuevas vacunas contra el Hib han reducido considerablemente el número de casos de este tipo de meningitis.
  • Listeria: Estas bacterias se encuentran en los quesos blandos, perritos calientes y carnes frías. Afortunadamente, la mayoría de las personas sanas expuestas a la listeria no se enferman, aunque las mujeres embarazadas, recién nacidos, adultos mayores y personas con sistemas inmunológicos débiles tienden a ser más susceptibles. La listeria puede atravesar la barrera placentaria. Las infecciones en los últimos meses del embarazo pueden causar que el bebé nazca muerto o que muera poco después del nacimiento.

La meningitis bacteriana aguda requiere tratamiento inmediato con antibióticos por vía intravenosa y medicamentos con cortisona, para asegurar la recuperación y reducir el riesgo de complicaciones, como inflamación cerebral y convulsiones. El antibiótico o combinación de antibióticos que el médico puede elegir depende del tipo de bacteria causante de la infección.

El tratamiento precoz de la meningitis bacteriana se puede prevenir complicaciones serias. La meningitis bacteriana es grave, puede aparecer muy rápidamente y requiere de tratamiento inmediato con antibióticos para mejorar las posibilidades de una recuperación. Retrasar el tratamiento de la meningitis bacteriana aumenta el riesgo de daño cerebral permanente o de muerte. Además, la meningitis bacteriana puede ser fatal en cuestión de días.

Meningitis viral

Un grupo de virus conocidos como enterovirus son los responsables de la mayoría de los casos de meningitis viral. Estos virus tienden a circular a finales del verano y principios del otoño. Los virus como el virus del herpes simple, VIH, las paperas, el virus del Nilo Occidental y otros también pueden causar meningitis viral.

La meningitis viral puede mejorar sin tratamiento. Los antibióticos no pueden curar la meningitis viral y en la mayoría de los casos mejoran espontáneamente en algunas semanas. El tratamiento de los casos leves de meningitis viral por lo general incluye:

  • Reposo en cama.
  • Beber muchos líquidos.
  • Medicamentos para el dolor y ayudar a reducir la fiebre.

Meningitis tuberculosa

La causa de la meningitis tuberculosa es el Mycobacterium tuberculosis, que es la bacteria que causa la tuberculosis.

El tratamiento generalmente dura al menos 12 meses y los medicamentos utilizados son esteroides sistémicos.

Meningitis en niños

La meningitis aunque es una enfermedad que puede aparecer en cualquier edad, tiene mayor repercusión en los niños. Puede ser más complicado detectar los síntomas en un niño que en un adulto.

Si el niño contrae una meningitis viral, no tendrá problemas en su curación, ya que es posible que ni necesite tratamiento. En cambio, si se trata de una meningitis bacteriana, la cosa cambia. La meningitis por meningococo compromete rápidamente el estado de salud del niño. Algunos pueden experimentar disminución del nivel de conciencia; en la mayoría, se generan lesiones rojas en la piel. En casos extremos, esta enfermedad puede llegar a una falla multisistémica fulminante. Si el niño sobrevive a este repentino ataque, puede quedar retrasado mentalmente, sordo, ciego, deforme, etc.

Meningitis neonatal

Los recién nacidos y los lactantes no tienen los signos y síntomas clásicos de dolor de cabeza y rigidez en el cuello. En cambio, los signos de meningitis en este grupo de edad pueden incluir:

  • Fiebre alta.
  • Llanto constante.
  • Excesiva somnolencia o irritabilidad.
  • Inactividad o lentitud.
  • Mala alimentación.
  • Protuberancia en el punto blando de la cabeza del bebé.
  • Rigidez en el cuerpo y el cuello del bebé.

Artículos relacionados con Tratamiento de la meningitis