Tratamiento del herpes genital

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre herpes genital y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre herpes genital y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces herpes genital o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas del herpes genital.

Imágen de tratamiento del herpes genital

El herpes genital es una infección común de transmisión sexual que afecta tanto a hombres como a mujeres. Las características del herpes genital son dolor, picor y llagas en la zona genital. Muchas personas infectadas no presentan signos o síntomas de herpes genital. Una persona infectada puede ser contagiosa, incluso si esa persona no presenta úlceras visibles.

El herpes genital es causado por el virus del herpes simple (VHS). El contacto sexual es la principal forma en que se propaga este virus. Después de la infección inicial, el virus permanece latente en el cuerpo y puede reactivarse varias veces al año.

No hay cura para el herpes genital pero los medicamentos pueden aliviar los síntomas y reducir el riesgo de infectar a otras personas. Los preservativos también pueden ayudar a prevenir la transmisión del virus.

La mayoría de las personas que han sido infectadas con el VHS no saben que tienen la enfermedad, porque no tienen signos ni síntomas. Los signos y síntomas de VHS pueden ser tan leves que, a veces, pasan desapercibidos.

Cuando está presente, el síntoma inicial del herpes genital, generalmente es un dolor o picor. Después de varios días, aparecen las pequeñas protuberancias rojas o pequeñas ampollas blancas. A continuación, estas protuberancias ser rompen, convirtiéndose en úlceras que supuran o sangran. Con el tiempo, se forman costras y se curan las úlceras.

Mientras tienes estas úlceras, te puede ser doloroso orinar. Durante un brote inicial, es posible que tengas síntomas gripales, como dolores musculares, dolor de cabeza y fiebre, así como inflamación de los ganglios linfáticos en la ingle.

El herpes genital es diferente en cada persona. Los signos y síntomas pueden reaparecer, de vez en cuando, durante años. Algunas personas experimentan numerosos episodios cada año. Para muchas personas, sin embargo, los brotes son menos frecuentes a medida que pasa el tiempo.

Existen varios factores que pueden desencadenar brotes, como por ejemplo:

  • Estrés.
  • Fatiga.
  • Enfermedad.
  • Cirugía.
  • Menstruación.

Como no hay cura para el herpes genital, el tratamiento va dirigido a mejorar los síntomas. El tratamiento incluye medicamentos antivirales cuya finalidad es:

  • Ayudar a sanar las llagas más rápido durante un brote inicial.
  • Disminuir la severidad y duración de los síntomas en los brotes recurrentes.
  • Reducir la frecuencia de recurrencia.
  • Minimizar el riesgo de transmitir el virus herpes a otra persona.

Los medicamentos antivirales utilizados para tratar el herpes genital tanto para hombres como para mujeres son:

  • Aciclovir (Zovirax)
  • Famciclovir (Famvir)
  • Valaciclovir (Valtrex)

Las personas que sufren complicaciones graves pueden necesitar ser hospitalizados, para que puedan recibir medicamentos antivirales por vía intravenosa.

Herpes genital masculino

En los hombres, las llagas pueden aparecer en el pene, el escroto, las nalgas, los muslos o el ano o en el interior de la uretra, que es el conducto del interior del pene que conduce a la vejiga.

Herpes genital en mujeres

En las mujeres, las úlceras pueden entrar en erupción en el área vaginal, los genitales externos, las nalgas, el ano o el cuello uterino.

Herpes genital en el embarazo

Las mujeres embarazadas con herpes genital deben tener cuidado de no pasar el virus al bebé.

Una madre puede contagiar a su bebé durante el parto, a menudo con resultados fatales. Si una mujer tiene herpes genital antes de quedar embarazada o si está infectada por primera vez al principio del embarazo, la probabilidad de que el bebé se infecte es muy baja, menos del 1%. Las mujeres con herpes genital son examinadas cuidadosamente para detectar cualquier síntoma antes de dar a luz. Si aparecen llagas o señales de que un brote se acerca en el momento del parto, el bebé puede nacer por cesárea.

El riesgo de infectar al bebé es alta (30% a 50%) cuando una mujer se infecta en el embarazo avanzado. Eso es porque el sistema inmunológico de la madre no ha desarrollado anticuerpos protectores contra el virus. Las mujeres con una infección por herpes tienen anticuerpos contra el virus, que ayudan a proteger al bebé. Si estás embarazada y crees que puedes haber sido infectada recientemente, informa a tu médico de inmediato.

Las mujeres que no tienen herpes genital deben tener cuidado con el sexo durante el tercer trimestre. A menos que sepa con seguridad que tu pareja no tiene herpes, deberás evitar mantener relaciones durante el tercer trimestre. Si tu pareja tiene herpes labial (herpes oral), no te deberá realizar sexo oral durante este periodo.

Algunos médicos creen que todas las mujeres deben hacerse la prueba de herpes cuando se quedan embarazadas, sobretodo si sus parejas tienen herpes.

Las mujeres que toman medicamentos antivirales para el herpes, ya sea una terapia inhibidora diaria o una terapia ocasional para los brotes, deben consultar a su médico acerca de si pueden tomar estos medicamentos durante el embarazo.

Los medicamentos recomendados durante el embarazo son los siguientes:

  • Aciclovir oral (Zovirax)
  • Aciclovir por vía intravenosa (IV)

Artículos relacionados con Tratamiento del herpes genital