Tratamiento de la colitis

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre colitis y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre colitis y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces colitis o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas de la colitis.

Imágen de tratamiento de la colitis

La colitis es una inflamación del colon. Puede estar asociada con enteritis (inflamación del intestino), proctitis (inflamación del recto) o ambos. La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es un término genérico utilizado para describir 3 trastornos idiopáticos que están asociados con la infamación gastrointestinal:

  • Enfermedad de Crohn.
  • Colitis ulcerosa.
  • Colitis indeterminada.

Existen diferentes condiciones que pueden causar colitis, cada una de las cuales tiene su propia fisiopatología. Estas incluyen las siguientes:

  • Enterocolitis necrotizante.
  • Colitis alérgica.
  • Colitis seudomembranosa.
  • Colitis infecciosa (bacteriana, parasitaria o viral).
  • Colitis isquémica.
  • Colitis secundaria por trastornos de inmunodeficiencia.

Por lo tanto el tratamiento para la colitis, dependerá del tipo de colitis. Los tratamientos que se utilizan para tratar la colitis se pueden dividir en las siguientes categorías:

  • Farmacoterapia: Aminosalicilatos, corticosteroides, inmunomoduladores, antibióticos, probióticos y agentes biológicos.
  • Cirugía.
  • Nutrición.
  • Terapia de apoyo.
  • Psicoterapia.

Colitis pseudomembranosa

El Clostridium difficile es un organismo formador de esporas responsable de la colitis pseudomembranosa que afecta a 1 de cada 200 pacientes que ingresan en el hospital. La exposición a antibióticos sigue siendo el factor de riesgo más importante para el desarrollo de la enfermedad.

Cualquier antibiótico puede aumentar el riesgo de la enfermedad de C. difficile, incluyendo el metronidazol y la vancomicina.

El tratamiento de la colitis pseudomembranosa depende de la gravedad de la enfermedad. En los casos leves se deben retirar los antibióticos. En estos casos necesitan una terapia de soporte con fluidos y electrolitos. Los pacientes graves o persistentes de colitis asociada a los antibióticos se deben someter a una evaluación de sus heces para la toxina del C. difficile. El paciente deberá ser tratado con metronidazol por vía oral (30 mg/kg/día divididos en 4 tomas) o vancomicina oral (40 mg/kg/día divididos en 4 tomas).

Colitis crónica

Los tipos más comunes de la colitis crónica son la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, que se conocen colectivamente como enfermedades inflamatorias del intestino. Los síntomas de estas condiciones pueden ser muy similares y que puede ser difícil de diferenciar entre ellos.

El tratamiento tanto para la enfermedad de Crohn como para la colitis ulcerosa involucra medicamentos antiinflamatorios, para reducir la inflamación crónica de los intestinos, esteroides, los cuales tienen un efecto anti-inflamatorio y supresores del sistema inmune, en la teoría de que al suprimir el sistema inmune se disminuye el nivel de inflamación del cuerpo. Los pacientes con enfermedad de Crohn pueden beneficiarse de los antibióticos si hay formación de abscesos. Los pacientes con colitis ulcerosa se ​​pueden curar con cirugía si la enfermedad está limitada a un pequeño segmento del colon.

Colitis ulcerosa

La colitis ulcerosa afecta solamente al revestimiento interior del intestino grueso (colon) y el recto. Se produce sólo a través de tramos continuos del colon, a diferencia de la enfermedad de Crohn, que se produce en cualquier parte del tracto digestivo y a menudo se extiende profundamente en los tejidos afectados.

No hay cura conocida para la colitis ulcerosa, pero existen terapias que pueden reducir los signos y síntomas de la colitis ulcerosa e incluso provocar una remisión a largo plazo.

El tratamiento inicial para los pacientes con colitis ulcerosa leve o la enfermedad de Crohn, generalmente, es sulfasalazina que se administra solo o en combinación con enemas tópicos (por ejemplo, corticosteroides o mesalamina) o espuma de corticosteroides.

Los pacientes con enfermedad moderada y grave (por ejemplo, que padecen fiebre, heces con sangre, dolores abdominales severos, anemia o hipoalbuminemia) requieren un tratamiento de apoyo, a menudo con hidratación IV. La hospitalización suele ser indicada para llevar a cabo el tratamiento de la enfermedad aguda con corticosteroides o inmunosupresores.

Sin los cambios en la dieta y de estilo de vida, los medicamentos u otros tratamientos no alivian los signos y síntomas, el médico puede recomendar la cirugía. La cirugía puede eliminar la colitis ulcerosa, ya que generalmente significa la eliminación de todo el colon y el recto (proctocolectomía).

Colitis aguda

La colitis aguda es una inflamación de colon, parte del intestino grueso y que es observada pasado un tiempo de se se haya producido una irritación. Los síntomas de la colitis aguda son:

  • Dolor súbito abdominal o calambres en el lado izquierdo o derecho.
  • Problemas con la defecación.
  • Diarrea.
  • Fiebre.
  • Sangrado intestinal.
  • Vómitos.
  • Náuseas.

El tratamiento para la colitis aguda varía según la causa que conduce a la condición. El tratamiento por lo general implica un cambio en la dieta y el uso de antibióticos. En algunos casos poco frecuentes de obstrucción del colon o lagrimeo, es necesaria la cirugía urgente.

Colitis isquémica

La colitis isquémica se produce cuando se reduce el flujo sanguíneo a una parte del intestino grueso (colon) debido al estrechamiento o bloqueo de los vasos sanguíneos (arterias). La disminución del flujo sanguíneo no proporciona el oxígeno suficiente a las células del sistema digestivo. Puede causar dolor y puede dañar el colon. La colitis isquémica puede afectar a cualquier parte del colon, pero la mayoría de las personas experimentan dolor en el lado izquierdo del área ventral (abdomen).

La colitis isquémica es más frecuente entre las personas mayores de 60 años. Los paciente con esta enfermedad, pueden ser mal diagnosticados, ya que fácilmente se puede confundir con otros problemas digestivos. La colitis isquémica puede sanar por sí misma. Sin embargo, es posible que necesites medicamentos para tratarla o prevenir la infección. También puedes necesitar cirugía si tu colon se ha dañado.

El tratamiento para la colitis isquémica depende de la gravedad de su condición. Los signos y síntomas suelen disminuir a los dos o tres días en los casos leves. El tratamiento consiste en:

  • Antibióticos para prevenir infecciones.
  • Líquidos intravenosos.
  • El tratamiento de alguna condición médica subyacente, como la insuficiencia cardíaca congestiva o latidos irregulares del corazón.
  • Evitar medicamentos que reducen los vasos sanguíneos, tales como medicamentos para la migraña, medicamentos hormonales y algunos medicamentos para el corazón.
  • Colonoscopias de seguimiento para vigilar la curación y buscar complicaciones.
  • Cirugía.

Colitis espástica

La colitis espástica es un trastorno gastrointestinal común que implica una condición anormal de contracciones intestinales (motilidad). Se caracteriza por dolor abdominal, distensión abdominal, moco en las heces y hábitos irregulares del intestino con diarrea y estreñimiento alternados, los síntomas tienden a ser crónicos y aumentan y disminuyen con el paso los años. Aunque el trastorno puede causar incomodidad crónica recurrente, no conduce a severos problemas en los órganos.

Hacer el diagnóstico por lo general implica excluir otras enfermedades. El tratamiento está dirigido a aliviar los síntomas e incluye cambios en la dieta (comer fibra y evitar la cafeína, los productos lácteos y edulcorantes), ejercicio, técnicas de relajación y medicamentos.

Colitis nerviosa

La colitis nerviosa es simplemente otro nombre para la condición común del síndrome del intestino irritable. Este trastorno digestivo afecta a la forma en la que trabajan los intestinos. El tratamiento para esta enfermedad es el mismo que el de la colitis espástica.

Artículos relacionados con Tratamiento de la colitis