Tratamiento del Parkinson

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre parkinson y lista algunos de sus posibles tratamientos. La información disponible en esta página sobre parkinson y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa. Si crees que padeces parkinson o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas del Parkinson.

Imágen de tratamiento del Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un trastorno progresivo del sistema nervioso que afecta al movimiento. Es una enfermedad gradual, es decir, va desarrollándose de forma progresiva. A veces se inicia con un temblor apenas perceptible en una sola mano.

En las etapas iniciales de la enfermedad de Parkinson, tu cara puede mostrar poca o ninguna expresión o puede que no muevas los brazos al caminar. El tono de tu voz puede ser suave o puede que hables arrastrando las palabras. Los síntomas de la enfermedad de Parkinson empeoran a medida que la enfermedad progresa con el tiempo.

Aunque la enfermedad de Parkinson no tiene cura, los medicamentos administrados para su tratamiento pueden mejorar notablemente sus síntomas. En casos puntuales, el médico puede sugerirte una cirugía para regular ciertas regiones de tu cerebro y mejorar los síntomas.

Los síntomas de la enfermedad de Parkinson pueden variar de persona a persona. Los primeros síntomas pueden ser leves y pueden pasar desapercibidos. Los síntomas suelen comenzar en sólo un lado del cuerpo y por lo general siempre serán más notables en ese lado, incluso después de que los síntomas comiencen a afectar a ambos lados. Los síntomas del Parkinson pueden incluir:

  • Temblor. El temblor, por lo general comienza en una extremidad, generalmente en las manos o en los dedos.
  • Movimiento lento (bradicinesia). Con el tiempo, la enfermedad de Parkinson puede reducir tu capacidad para moverte y frenar el movimiento. Esto puede hacer que las tareas simples se vuelvan difíciles y requieran mucho más tiempo.
  • Rigidez muscular. La rigidez muscular puede ocurrir en cualquier parte de tu cuerpo. La rigidez muscular puede limitar el rango de movimiento y producir dolor.
  • Alteración de la postura y el equilibrio.
  • La pérdida de los reflejos. En la enfermedad de Parkinson, puede provocar una disminución de la capacidad para realizar movimientos inconscientes, como parpadear, sonreír o mover los brazos al caminar.
  • Cambios en el habla. A menudo puedes tener problemas al hablar. Los enfermos de Parkinson normalmente hablan en voz baja, de forma rápida, arrastran las palabras o dudan antes de hablar.
  • Cambios en la escritura.

Los medicamentos para tratar el Parkinson suelen reducir notablemente muchos de estos síntomas. Estos medicamentos aumentan o sustituyen un producto químico de señalización específica (neurotransmisor) en el cerebro: La dopamina. Las personas con enfermedad de Parkinson tienen bajas concentraciones de dopamina del cerebro.

La enfermedad de Parkinson no tiene cura, pero los medicamentos administrados en su tratamiento pueden ayudar a controlar sus síntomas, a menudo de forma sorprendente. En algunos casos, puede aconsejarse la cirugía. El médico también puede recomendarte cambios en tu estilo de vida y realizar ejercicio aeróbico. En algunos casos, la terapia física se centra en el equilibrio y los estiramientos.

Los medicamentos que se administran en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson que pueden ayudar a controlar los problemas para caminar, el movimiento y el temblor son las dopaminas. Sin embargo, la dopamina no puede administrarse directamente, ya que no puede entrar en tu cerebro.

Los medicamentos utilizados en el tratamiento del Parkinson son:

  • Carbidopa-levodopa (Parcopa). La levodopa, la medicación más eficaz para la enfermedad de Parkinson, es una sustancia química natural que pasa al cerebro y se convierte en dopamina. La levodopa se combina con carbidopa.
  • Agonistas de la dopamina. A diferencia de levodopa, los agonistas de la dopamina se transforman en dopamina. En su lugar, imitan los efectos de la dopamina en el cerebro. No son tan eficaces en el tratamiento de los síntomas como la levodopa, sin embargo, duran más tiempo. Los agonistas dopaminérgicos incluyen pramipexol (Mirapex) y ropinirol (Requip). Un agonista de dopamina de acción corta inyectable es la apomorfina (Apokyn) que se utiliza para el alivio rápido.
  • Inhibidores MAO B. Estos medicamentos incluyen selegilina (Eldepryl, Zelapar) y rasagilina (Azilect). Ayudan a prevenir la descomposición de la dopamina cerebral mediante la inhibición de la enzima oxidasa monoamino cerebral B. Esta enzima metaboliza la dopamina cerebral. Los efectos secundarios son poco frecuentes, pero rara vez pueden incluir náuseas o dolores de cabeza.
  • Inhibidores Catecol O-metiltransferasa. La entacapona (Comtan) es el principal medicamento de esta clase. Este medicamento prolonga suavemente el efecto de la terapia con levodopa mediante el bloqueo de una enzima que descompone la levodopa. El tolcapone (Tasmar) es otro inhibidor de este tipo que rara vez se prescribe debido a un riesgo de daño hepático grave e insuficiencia hepática.
  • Anticolinérgicos. Estos medicamentos se han utilizado durante muchos años para ayudar a controlar el temblor asociado a la enfermedad de Parkinson. Algunos ejemplos de éstos son la benztropina (Cogentin) y el trihexifenidilo.
  • Amantadina. Los médicos pueden prescribir amantadina solamente para proporcionar alivio a corto plazo de los síntomas de leves, en la etapa temprana de la enfermedad de Parkinson.

El procedimiento quirúrgico que se puede llevar a cabo para tratar el Parkinson es la estimulación cerebral profunda. En la estimulación cerebral profunda (DBS), los cirujanos colocan unos implantes de electrodos en una parte específica del cerebro. Los electrodos se conectan a un generador implantado en el pecho que envía unos impulsos eléctricos al cerebro y pueden ayudar a mejorar muchos de los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

Algunos tipos de medicina alternativa pueden ayudar a las personas con la enfermedad de Parkinson, de forma complementaria a su tratamiento. Entre ellas, podemos destacar las siguientes:

  • La coenzima Q10.
  • Masajes.
  • Acupuntura.
  • Tai chi.
  • Yoga.
  • Técnica Alexander.
  • Meditación.
  • Musicoterapia.

Artículos relacionados con Tratamiento del Parkinson