Tratamiento de la apendicitis

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre apendicitis y lista algunos de sus posibles tratamientos. La información disponible en esta página sobre apendicitis y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces apendicitis o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas de la apendicitis.

Imágen de tratamiento de la apendicitis

El tratamiento de la apendicitis habitualmente consiste en extirpar el apéndice lo más pronto posible. Esta operación se conoce como apendicectomia.

También puede ser recomendable practicar la cirugía de extracción de apéndice si existe la posibilidad de padecer apendicitis pero no se puede realizar un diagnóstico claro. La apendicectomia es recomendable en estos casos ya que es mejor extraer el apéndice que correr el riesgo de padecer una rotura del mismo.

El apéndice, en los seres humanos, no realiza ninguna función importante y extirparlo no produce problemas con el paso del tiempo.

Procedimiento de extracción del apéndice

La apendicectomia se realiza habitualmente utilizando anestesia general y mediante cirugía abierta o laparoscopia.

Cirugía de laparoscopia para extracción del apéndice

La laparoscopia suele ser el método preferido para extraer el apéndice ya que la recuperación de este tipo de cirugía suele ser más rápido que la recuperación de la cirugía abierta.

Esta operación consiste en hacer tres o cuatro cortes pequeños en el abdomen para, a continuación, insertar unos instrumentos especiales. A continuación, veremos cuáles son estos instrumentos.

  • Un tubo a través del cual se introduce un gas para expandir el abdomen. Este tubo, permite al cirujano ver de forma más clara el apéndice y le proporciona más espacio para trabajar.
  • Un laparoscopio, que consiste en un pequeño tubo con una luz y una cámara que envía imágenes del interior del abdomen a un monitor de televisión.
  • Pequeñas herramientas quirúrgicas necesarias para extirpar el apéndice.

Una vez se ha extraido el apéndice, las incisiones se cierran mediante puntos de sutura que se disolverán durante los siguientes días o necesitarán ser extraídos entre 7 y 10 días después de la cirugía.

Cirugía abierta para extracción del apéndice

En algunas circunstancias, la laparoscopia no está recomendada como tratamiento para la apendicitis. En estos casos, se recomienda tratar la apendicitis mediante cirugía abierta. Los casos en los que es recomendable practicar cirugía abierta son:

  • Cuando el apéndice se ha roto y se ha formado un bulto visible en el abdomen.
  • Cuando el cirujano no está muy experimentado en la extracción por laparoscopia.
  • Cuando el paciente se ha sometido a cirugía abdominal con anterioridad.

En estos casos, la operación de apendicitis consiste en realizar un único corte longitudinal en la parte inferior derecha del abdomen para extraer el apéndice. Cuando existe peritonitis (infección en el interior del abdomen) es necesario a veces operar a través de un corte más largo en el medio del abdomen. Este proceso se llama laparotomía.

Al igual que con la cirugía de laparoscopia, la incisión se cerrará con puntos de sutura que se disolverán los días posteriores o necesitarán ser extraídos en una fecha posterior.

Después de ambos tipos de cirugía, el apéndice extraído se envía a un laboratorio para comprobar que no existen indicios de cáncer. Esto se hace como medida preventiva aunque es raro que se encuentre algún problema grave.

Recuperación del tratamiento de apendicitis

Una de las principales ventajas de la laparoscopia para tratar la apendicitis es que el tiempo de recuperación es corto y la mayoría de los pacientes pueden dejar el hospital pocos días después de la operación. Si apéndice se trata a tiempo, la mayoría de los pacientes pueden volver a casa en 24 horas.

Si se practica una cirugía abierta o si se complica la cirugía (por ejemplo, si padeces peritonitis), el postoperatorio puede alargarse hasta una semana.

Los primeros días tras la operación, es probable que experimentes algo de dolor y malestar. Estos síntomas mejoran con el tiempo pero puede ser recomendable el uso de analgésicos para mitigar el dolor.

Si te has sometido a una cirugía de laparoscopia, puedes experimentar dolor en el extremo del hombro durante una semana. Esto es debido al gas que se inyecta en el abdomen durante la operación.

También puede ser que padezcas un poco de estreñimiento. Para mitigar este problema, puedes hacerlo no tomando analgésicos con codeína, comiendo suficiente fibra y manteniéndote bien hidratado. El médico podría recetarte una medicación específica si el extreñimiento se agrava.

Antes de dejar el hospital, el médico te informará sobre como debes cuidar tus heridas y qué actividades deberías evitar. En la mayoría de los casos, puedes volver a realizar tu vida normal tras un par de semanas aunque deberías evitar las actividades más extenuantes al menos hasta las cuatro o seis semanas posteriores a una cirugía abierta.

Cuándo solicitar asistencia médica

Mientras te recuperas del tratamiento de la apendicitis, es importante que estés alerta por si aparece cualquier signo de problemas. Contacta con el hospital que te practicó la cirugía de apendicitis si notas cualquiera de los siguientes problemas:

  • Se incrementa el dolor y la hinchazón.
  • Comienzas a vomitar repetidamente.
  • Tienes fiebre.
  • La herida supura.
  • La herida está caliente al tacto.

Estos síntomas pueden ser signos de infección.

Riesgos del tratamiento de la apendicitis

La apendicectomia es una de las operaciones más practicadas y es raro que se produczcan complicaciones.

De todas formas, como cualquier tipo de cirugía, hay varios riesgos.

  • Infección de las heridas: Se pueden tomar antibióticos antes, durante o después de la operación para minimizar los riesgos de las infecciones serias.
  • El sangrado bajo la piel o hematoma: Esto normalmente mejora por sí mismo pero puedes visitar al médico si te preocupa.
  • Cicatrices: Ambos tratamientos de la apendicitis, ya sea laparoscopia o cirugía abierta, pueden dejar cicatrices.
  • Pus: En raras ocasiones una infección causada por la rotura del apéndice puede provocar la aparición de pus.
  • Hernia: En el lugar de la incisión de la cirugía abierta o en una de las incisiones utilizadas para la laparoscopia.

El uso de la anestesia general también conlleva algunos riesgos tales como el riesgo a padecer una reacción alérgica o la inhalación de alguna sustancia que puede llevar a padecer neumonía. De todas formas, las complicaciones serias solo se producen en casos muy raros.

Tratamientos alternativos de la apendicitis

En algunos casos, la apendicitis puede propiciar el desarrollo de un bulto en el apéndice. Esta protuberancia, que está formada por el apéndice y tejido graso, es un intento del cuerpo para lidiar con el problema y curarse a sí mismo.

Si esta masa se encuentra durante el examen, tu médico puede decidir que no se realice la operación de forma inmediata. En lugar de eso, puede prescribirte el uso de antibióticos y programar una cita para una apendicectomia unas cuantas semanas después, cuando la masa haya desaparecido.

Otra posible alternativa a la cirugía inmediata es el uso de antibióticos para tratar la apendicitis. De todas formas, según los estudios que se han llevado a cabo hasta el momento, todavía no hay evidencias claras de que puedan suponer un tratamiento alternativo para la apendicitis.

Artículos relacionados con Tratamiento de la apendicitis