Tratamiento del asma

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre asma y lista algunos de sus posibles tratamientos. La información disponible en esta página sobre asma y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces asma o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas del asma.

Imágen de tratamiento del asma

El asma es una condición en la cual las vías respiratorias se estrechan y se inflaman produciendo más mucosidad. Esto puede dificultar la respiración y provocar tos y sibilancias.

La prevención y el control a largo plazo son la clave para detener los ataques de asma antes de que comiencen. El tratamiento generalmente consiste en aprender a reconocer los factores desencadenantes y a tomar medidas para evitarlos, realizar un seguimiento de tu respiración para asegurar que los medicamentos para el asma que tomas a diario mantienen los síntomas bajo control. En caso de un ataque de asma, es posible que necesites utilizar un inhalador de alivio rápido, como el albuterol.

Los tipos de medicamentos de control que se utilizan para tratar el asma a largo plazo son:

  • Corticosteroides inhalados.
  • Medicamentos de alivio rápido (de rescate).
  • Vacunas antialérgicas (inmunoterapia).
  • Termoplastia bronquial.

Asma bronquial

El asma bronquial es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías respiratorias que provoca periódicos ataques de tos, sibilancias, dificultad para respirar y opresión en el pecho.

Una vez diagnosticada, el médico te recomendará medicamentos para el asma (que puede incluir inhaladores para el asma y pastillas) y cambios de estilo de vida para tratar y prevenir los ataques de asma. Por ejemplo, a menudo es necesario el uso a largo plazo de inhaladores anti-inflamatorios para tratar la inflamación asociada con el asma. Estos inhaladores administran bajas dosis de esteroides a los pulmones con unos efectos secundarios mínimos, si se utilizan adecuadamente. Los inhaladores broncodilatadores de acción rápida o de "rescate" trabajan abriendo las vías respiratorias de forma inmediata durante un ataque de asma.

Asma en niños

El tratamiento óptimo para el asma depende de varios factores, incluyendo la edad del niño, la gravedad y la frecuencia de los ataques de asma. Para la mayoría de los casos de los niños menores de 12 años, con un buen tratamiento para el asma se pueden controlar los síntomas, lo que permite al niño participar plenamente en las actividades y deportes.

Un tratamiento efectivo del asma implica estos tres componentes:

  • Controlar y evitar los desencadenantes del asma.
  • Controlar periódicamente los síntomas del asma y la función pulmonar.
  • Entender cómo ser deben utilizar los medicamentos para tratar el asma.

Los niños con asma de 12 años o mayores se tratan con medicamentos y dosis similares a la de los adultos.

Asma en embarazadas

Las mujeres embarazadas, en principio deben tratar el asma de la misma forma que las mujeres que no están embarazadas. Al igual que todas las personas con asma, las mujeres embarazadas deben tener un plan de acción para que cuando tengan los ataques de asma puedan controlar la inflamación y prevenir y controlar los mismos. Una parte del plan de acción de una mujer embarazada también debe incluir un registro de los movimientos fetales. Es fácil llevar un control contando las patadas del feto y por lo tanto, saber si están disminuyendo en algún momento. Si observas una menor actividad fetal durante un ataque de asma, llama a tu médico inmediatamente para recibir las instrucciones pertinentes.

Una mujer embarazada con asma debe tener en cuenta los siguientes temas:

  • El médico del asma y el ginecólogo deben ponerse de acuerdo con el tratamiento.
  • Monitorear cuidadosamente la función pulmonar durante el embarazo para asegurarse de que el feto en desarrollo recibe suficiente oxígeno. Debido a los cambios de gravedad del asma, aproximadamente dos tercios de las mujeres, durante el embarazo, deben someterse a chequeos mensuales para controlar sus síntomas y funciones pulmonares. El médico puede utilizar una espirometría o un medidor de flujo para medir tu función pulmonar.
  • Controlar los movimientos fetales el día después de las 28 semanas de embarazo.
  • Considera la posibilidad de hacerte una ecografía después de la semana 32 de embarazo para controlar el crecimiento fetal si tu asma no está siendo bien controlado. Las ecografías ayudan a tu médico a revisar que el feto está bien después de un ataque de asma leve o grave.
  • Trata de hacer todo lo que esté en tu mano para evitar y controlar los desencadenantes del asma (como el humo del tabaco o los ácaros del polvo), de esta forma podrás necesitar menos medicamentos.
  • La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), que es común en el embarazo, también puede causar los síntomas del asma.
  • Es importante que tengas una protección adicional contra la gripe. Ponte la vacuna contra la gripe, ya que es segura durante el embarazo y es recomendable para todas las mujeres embarazadas.

Asma leve

Para la mayoría de las personas con asma, los síntomas pueden prevenirse la mayoría de las veces con el tratamiento. Por lo tanto, puedes continuar con una vida normal, colegio, trabajo, deporte, etc.

El tratamiento de un asma leve consiste en los inhaladores que se utilizan para aliviar los síntomas. Estos inhaladores pueden ser:

  • Inhaladores preventivos, que se toman todos los días para prevenir el desarrollo de los síntomas.
  • Broncodilatadores de acción prolongada, que pueden aconsejarse además de un inhalador preventivo.

Artículos relacionados con Tratamiento del asma