Tratamiento de la bronquiolitis

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre bronquiolitis y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre bronquiolitis y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces bronquiolitis o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

Imágen de tratamiento de la bronquiolitis

La bronquiolitis es una infección del tracto respiratorio inferior que afecta a los niños menores de dos años. Generalmente, la bronquiolitis es causada por un virus que provoca la inflamación de las vías respiratorias menores (bronquiolos). La inflamación bloquea parcialmente o totalmente las vías respiratorias, lo que provoca problemas de respiración. Esto significa que entra menos oxígeno en los pulmones, lo que podría causar una disminución del nivel de oxígeno en la sangre. Si el paciente empeora, debe ser atendido de emergencia por un profesional médico y ser hospitalizado para poder monitorear su estado.

Aproximadamente el 3 por ciento de los niños con bronquiolitis requerirán un seguimiento y tratamiento en un hospital. La mayoría de los niños tratados de bronquiolitis se someten a monitorización de los signos vitales y cuidados de apoyo, incluidos los suplementos de oxígeno y líquidos intravenosos, si son necesarios. Existen otros tratamientos individualizados, basados ​​en las necesidades del niño y en su respuesta a la terapia.

La mayoría de los bebés y de los niños pueden continuar comiendo, amamantándose o bebiendo de forma normal mientras están bajo tratamiento en el hospital. Si el niño no puede o no quiere comer o beber adecuadamente, la frecuencia respiratoria es demasiado rápida o si el niño tiene una fuerte dificultad para respirar o deja de respirar, los líquidos y la nutrición deben administrarse vía intravenosa.

No existe cura para la bronquiolitis, así que el tratamiento está dirigido a los síntomas, como por ejemplo, la dificultad para respirar y la fiebre. El tratamiento de la bronquiolitis, por lo general incluye, asegurarse de que el niño beba suficiente agua, ponerle gotas nasales de solución salina y extraer el moco con una pera de succión infantil. Al ser un virus muy contagioso es importante controlar la propagación del mismo, aislando al paciente y desinfectando las áreas y los objetos en contacto con él.

Es importante controlar la fiebre administrando medicamentos como el acetaminofeno para bajarla, si fuera necesario. No se recomiendan los antibióticos, medicamentos para la tos, descongestionantes y sedantes. Los antibióticos no son eficaces en el tratamiento de la bronquiolitis ya que generalmente es causada por un virus. Sin embargo, los antibióticos pueden ser necesarios si la bronquiolitis se complica por una infección bacteriana, como una infección de oído o una neumonía bacteriana.

Bronquiolitis en lactantes

La bronquiolitis tiene una mayor incidencia en los lactantes de 3 a 6 meses. Al no existir un tratamiento específico para la bronquiolitis, lo único que los padres pueden hacer es tratar de aliviar los síntomas del lactante.

Para aliviar la congestión nasal se utilizan gotas nasales de solución salina. Para aliviar la fiebre se le puede administrar al lactante acetaminofén. Para prevenir la deshidratación los padres deben asegurarse que el bebé toma mucho líquido.

Si el bebé no mejora, es conveniente la hospitalización para que pueden administrarle oxígeno y medicinas intravenosas. En casos muy raros en que estos tratamientos no funcionan, el bebé podría tener que ser puesto en un respirador. Esto, generalmente, es sólo temporal hasta que la infección ha desaparecido.

Bronquiolitis neonatal

La bronquiolitis en neonatos es sólo una enfermedad leve que desaparece con el tiempo, en algunos casos puede llegar a ser muy grave y amenazar la vida del niño. Esto es más probable si el recién nacido es prematuro.

La mayoría de los tratamientos de la bronquiolitis pueden aplicarse eficazmente en casa. En los recién nacidos, lo mejor que puedes hacer es mantener el aire húmedo utilizando un humidificador. No fumar delante del neonato, aplicarle gotas nasales y administrarle medicamentos. Los casos graves de bronquiolitis neonatal, puede requerir tratamiento de un profesional sanitario. Al bebé se le pueden administrar medicamentos antivirales, aunque no siempre son eficaces para acabar con la bronquiolitis.

Bronquiolitis aguda

Una bronquiolitis aguda puede aumentar la irritabilidad y/o el letargo del niño y disminuir de forma notable su apetito. Se caracteriza por una marcada retracción de la pared torácica e hipoxemia. El niño afectado puede sufrir apneas cada vez más frecuentes o prolongadas.

El tratamiento en estos casos consiste en un monitoreo cardiorrespiratorio, la administración de broncodilatadores, paracetamol y sacarosa oral.

Bronquiolitis obliterante

La bronquiolitis obliterante es una enfermedad irreversible. El tratamiento, sin embargo, puede ayudar a estabilizar o al menos frenar su progresión. Por esa razón, es importante reconocer la bronquiolitis obliterante en una fase temprana, ya que la intervención en las etapas tardías de la enfermedad pueden resultar ineficaces.

Generalmente, el tratamiento consiste en una terapia de medicamentos, principalmente de corticosteroides. En algunos casos, se llevan a cabo terapias inmunosupresoras, que disminuyen la respuesta inmune del cuerpo. A veces, pueden ser necesarios trasplantes de pulmón para poder tratar la enfermedad.

Un paciente con bronquiolitis obliterante nunca debe exponerse a sustancias tóxicas, ya que podría significar una progresión de la desaceleración de la enfermedad. Si se deja sin tratar, la bronquiolitis obliterante puede ser fatal. Es la principal causa de muerte después del trasplante de pulmón o de corazón.

Artículos relacionados con Tratamiento de la bronquiolitis