Tratamiento de la fibromialgia

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre fibromialgia y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre fibromialgia y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces fibromialgia o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas de la fibromialgia.

Imágen de tratamiento de la fibromialgia

La fibromialgia es un trastorno caracterizado por dolor musculoesquelético generalizado, acompañado de problemas de fatiga, sueño, memoria y estado de ánimo. Los investigadores creen que la fibromialgia amplifica las sensaciones dolorosas que llegan al cerebro.

A veces, los síntomas comienzan después de un trauma físico, cirugía, infección o estrés psicológico significativo. En otros casos, los síntomas se van acumulando gradualmente sin ningún acontecimiento desencadenante.

Las mujeres son mucho más propensas a desarrollar fibromialgia que los hombres. Muchas personas con fibromialgia también pueden padecer dolores tensionales de cabeza, trastornos de la articulación temporomandibular, síndrome del intestino irritable, ansiedad y depresión.

Aunque no existe una cura para la fibromialgia, hay varios medicamentos que pueden ayudar a controlar los síntomas. El ejercicio, la relajación y la reducción del estrés, también pueden ayudar.

El dolor asociado con la fibromialgia, a menudo se describe como un dolor sordo y constante, por lo general, con procedencia muscular. Para que se considere un dolor generalizado, este debe producirse en ambos lados del cuerpo, tanto por encima, como por debajo de la cintura.

La fibromialgia se caracteriza por un dolor adicional cuando se presiona firmemente determinadas zonas específicas de tu cuerpo, llamadas puntos hipersensibles. Las ubicaciones de los puntos sensibles son:

  • Parte posterior de la cabeza.
  • Entre los omóplatos.
  • Parte superior de los hombros.
  • Zona frontal del cuello.
  • Parte superior del pecho.
  • Parte exterior de los codos.
  • Parte superior de las caderas.
  • Lateral de las caderas.
  • Parte interior de las rodillas.

En general, los tratamientos para la fibromialgia incluyen tanto medicamentos como cuidados del propio paciente. Con el tratamiento, se busca la minimización de los síntomas y la mejora de la salud general.

Los medicamentos que pueden ayudar a reducir el dolor de la fibromialgia y mejorar el sueño son:

  • Los analgésicos. El acetaminofeno (Tylenol, otros) puede aliviar el dolor y la rigidez causada por la fibromialgia. Sin embargo, su eficacia varía. El Tramadol (Ultram) es un analgésico con receta que se puede tomar con o sin acetaminofeno. El médico puede recomendar medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) como el ibuprofeno (Advil, Motrin, otros) o naproxeno sódico (Aleve, otros), junto con otros medicamentos.
  • Los antidepresivos. La duloxetina (Cymbalta) y milnacipran (Savella) te pueden ayudar a aliviar el dolor y la fatiga asociada con la fibromialgia. El médico puede recetarte amitriptilina o fluoxetina (Prozac) para ayudarte a dormir.
  • Anticonvulsivos. Los medicamentos destinados al tratamiento de la epilepsia, a menudo son útiles en la reducción de ciertos tipos de dolor. La gabapentina (Neurontin), a veces, es útil para reducir los síntomas de la fibromialgia, mientras que la pregabalina (Lyrica) fue el primer medicamento aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos para tratar la fibromialgia.
    • Hablar con un psicólogo, puede ayudarte a fortalecer tu confianza en tus habilidades y enseñarte estrategias para lidiar con situaciones estresantes.

      El autocuidado es fundamental en el tratamiento de la fibromialgia. Debes poner especial atención a los siguientes puntos:

      • Reducir el estrés. Desarrollar un plan para evitar o limitar el exceso de tensión y el estrés emocional.
      • Dormir lo suficiente. Dado que la fatiga es una de las características principales de la fibromialgia, dormir las horas suficientes es esencial.
      • Hacer ejercicio con regularidad. En un principio, el ejercicio puede aumentar tu dolor. Pero hacerlo de forma gradual y regular, suele disminuir los síntomas. Los ejercicios apropiados pueden incluir caminar, nadar, ir en bicicleta y practicar ejercicios aeróbicos acuáticos. Un terapeuta físico puede ayudarte a desarrollar un programa de ejercicios en casa. Los estiramientos, la buena postura y los ejercicios de relajación también son útiles.
      • Tómate tu tiempo para hacer las cosas, no te fuerces.
      • Mantén un estilo de vida saludable. Come alimentos saludables. Limita tu consumo de cafeína.

      Las terapias complementarias y alternativas para controlar el dolor y el estrés no son nuevas. Algunas, como la meditación y el yoga, se han practicado durante miles de años. Sin embargo, su uso se ha vuelto más popular en los últimos años, sobretodo en personas con enfermedades crónicas, como la fibromialgia.

      Varios de estos tratamientos parecen aliviar el estrés y reducir el dolor. Las más populares son:

      • Acupuntura.
      • Terapia de masajes.
      • El yoga y el tai chi.

      Fibromialgia reumática

      La fibromialgia reumática es un síndrome crónico y doloroso relacionado con la psiquiatría. Al ser una enfermedad crónica, el tratamiento va dirigido a reducir el dolor y mejorar la calidad de vida del paciente.

      Los medicamentos para llevar a cabo el tratamiento pueden ser:

      • Miorrelajantes.
      • Analgésicos.
      • Anestésicos.
      • Antiinflamatorios.
      • Psicofármacos.

      Además de todas las recomendaciones que hemos nombrado anteriormente sobre cuidados que el propio paciente ha de tener en cuenta para tratar la fibromialgia reumática, otra recomendación consiste en tomar baños calientes ya que estos ayudan a fomentar la relajación.

      Para poder mantener la mente ocupada, también sería conveniente que el paciente realizara actividades sociales. Es importante que el paciente tenga vida social y que no se quede en su casa reclutado por el miedo al dolor.

      Artículos relacionados con Tratamiento de la fibromialgia