Tratamiento de la miomatosis uterina

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre miomatosis uterina y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre miomatosis uterina y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces miomatosis uterina o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

Imágen de tratamiento de la miomatosis uterina

La miomatosis uterina es un tumor sólido formado por un tejido fibroso. Los miomas varían en tamaño y número, suelen ser de crecimiento lento y por lo general no causan síntomas. Los miomas que no producen síntomas no necesitan ser tratados. Aproximadamente el 25% de los miomas causan síntomas y necesitan tratamiento médico.

Los miomas pueden crecer como un nódulo solitario o en grupos y pueden variar en tamaño desde 1 mm hasta más de 20 cm de diámetro. Los miomas son los tumores más frecuentemente diagnosticado de la pelvis de la mujer y la razón más común para que una mujer se deba realizar una histerectomía.

La causa de los miomas, en realidad no ha sido determinada, pero la mayoría de los miomas se desarrollan en las mujeres durante sus años reproductivos. Los miomas no se desarrollan antes de que el cuerpo comience a producir estrógeno. Los miomas tienden a crecer muy rápidamente durante el embarazo, cuando el cuerpo está produciendo más estrógeno de lo habitual. Una vez que ha comenzado la menopausia, los miomas generalmente dejan de crecer y pueden empezar a reducirse debido a la pérdida de estrógeno.

Los miomas pueden variar en tamaño. Pueden ser muy pequeños (del tamaño de una moneda) o muy grandes (como un melón).

 

Hay cuatro tipos principales de fibromas uterinos, clasificados principalmente según el lugar que ocupan en el útero:

  • Miomas uterinos subserosos: Estos fibromas se desarrollan en la parte externa del útero y continúan creciendo hacia fuera.
  • Miomas uterinos intramurales: Es el tipo más común de mioma. Estos se desarrollan dentro de la pared uterina y se expanden haciendo que el útero se sienta más grande que lo normal.
  • Miomas uterinos submucosos: Estos fibromas se desarrollan debajo de la mucosa de la cavidad uterina. Estos son los miomas que tienen el mayor efecto sobre el sangrado menstrual y los que pueden causar problemas de infertilidad y aborto involuntario.
  • Miomas pedunculados: Estos miomas crecen en un tallo pequeño que los conecta a la pared interior o exterior del útero.

Los síntomas de la miomatosis uterina pueden ser:

  • Períodos menstruales muy fuertes y prolongados.
  • Dolor en la parte posterior de las piernas.
  • Dolor pélvico o presión.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Presión en la vejiga que lleva a una necesidad constante de orinar, incontinencia o la incapacidad para vaciar la vejiga.
  • Presión sobre el intestino que puede conducir al estreñimiento y/o distensión abdominal.
  • Abdomen distendido que puede confundirse con el aumento de peso o el embarazo.

Normalmente la miomatosis uterina se detecta por casualidad en un examen ginecológico de rutina, si no se han evidenciado los síntomas. Durante la visita, el ginecólogo verificará el tamaño del útero. Si nota que los miomas son grandes, puede solicitar una ecografía o una resonancia magnética, para confirmar la presencia, la localización y el tamaño de los mismos. Después de identificar el tamaño y la ubicación del mioma o de los miomas y posiblemente después de otras pruebas de diagnóstico, el médico puede ser capaz de descartar otras afecciones potencialmente más graves y aconsejarte sobre tus opciones de tratamiento. Si no notas ningún síntoma causado por la miometrosis uterina, no hay necesidad de tratarlos. Sin embargo, el médico querrá vigilar su evolución y comprobar si hay crecimiento.

Miomatosis uterina de pequeños elementos

Los miomas de tamaño pequeño suelen desaparecer espontáneamente. Los miomas de pequeños elementos pueden medir de diámetro, igual o menos de 2 cm.

Estos miomas tan pequeños suelen no presionar ningún órgano vecino y no causan síntomas. Por ese motivo, normalmente no son tratados.

Los miomas de pequeños elementos pueden ser tratados de forma natural. Algunos ejemplos de medicamentos naturales para tratar los miomas uterions son:

  • Crema de Progesterona Bioidénticas (Progensa 20)
  • Crema de progesterona bioidéntica reduce al mínimo el tamaño y la frecuencia de los fibromas uterinos por equilibrar los niveles de estrógeno en exceso.
  • ProSoothe es una fórmula natural a base de hierbas que mejora significativamente los miomas uterinos.

Miomatosis uterina de grandes elementos

Los miomas uterinos crecen por el estrógeno. La mujer tiene más estrógeno en su edad fértil, es por ese motivo que los miomas uterinos dejan de crecer una vez la mujer alcanza la menopausia.

Los miomas uterinos pueden crecer de forma significativa cuando la mujer queda embarazada.

 

Normalmente, los miomas uterinos de grandes elementos son detectados por el médico durante un examen pélvico manual. Los miomas presentes en la miomatosis uterina de grandes elementos pueden tener un diámetro desde 6 cm a 20 cm.

Los miomas de grandes elementos, generalmente, provocan síntomas, ya que debido a su tamaño, pueden presionar los órganos vecinos y pueden favorecer al sangrado.

Debido a sus síntomas, los miomas uterinos de gran tamaño deben ser tratados. El tratamiento puede ir enfocado al encogimiento del mioma, a través de un tratamiento hormonal que detiene la menstruación. El Lupron se utiliza generalmente como un tratamiento temporal antes de la cirugía.

Si los tratamientos médicos no dan resultado, se deben iniciar los tratamientos quirúrgicos. Las opciones quirúrgicas disponibles son:

  • Miomectomía.
  • Histerectomía.
  • Cirugía abierta abdominal.
  • Abordaje vaginal.
  • Laparoscopia.
  • Laparoscopia asistida.

Miomatosis uterina intramural

Los miomas intramurales son tumores no cancerosos (tumores benignos) que se encuentran dentro de la pared del útero. Están hechos de células de músculo liso y tejido fibroso y son el tipo más común de mioma uterino. Algunas mujeres con miomas intramurales experimentan síntomas tales como dolor abdominal o pélvico o presión, relaciones sexuales dolorosas, sangrado abundante o irregular, aumento de la necesidad de orinar, hinchazón o espesor en el área del estómago o problemas para conseguir o mantener el embarazo.

La miomatosis uterina intramural suele diagnosticarse con un examen físico y un ultrasonido pélvico (rayos X) o una resonancia magnética (MRI). Los fibromas intramurales que no causan síntomas pueden no necesitar tratamiento, pero deben ser vigilados de cerca. Los fibromas causan síntomas que se pueden extirpar quirúrgicamente o tratados con medicación hormonal.

Los miomas que se encuentran en la pared del útero o en el exterior del útero no se pueden tratar a través del cuello uterino. Si estos miomas deben ser tratados, existen básicamente tres tipos de procedimientos: Extraer el mioma, destruir el mioma o extirpar el útero.

Artículos relacionados con Tratamiento de la miomatosis uterina