Tratamiento de la clamidia

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre clamidia y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre clamidia y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces clamidia o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas de la clamidia.

Imágen de tratamiento de la clamidia

La clamidia es una de las infecciones más comunes de transmisión sexual. Se transmite de una persona a otra a través de relaciones sexuales sin protección (sexo sin preservativo).

La mayoría de las personas que tienen clamidia no notan ningún síntoma, por lo que es habitual que no sepan que la tienen. Las investigaciones sugieren que el 50% de hombres y entre un 70 y un 80% de las mujeres no experimentan ningún síntoma.

Los síntomas de la clamidia podrían ser dolor al orinar, secreción inusual del pene, de la vagina o del recto y en las mujeres, sangrado entre períodos o después del sexo. La clamidia se trata generalmente con antibióticos. Los antibióticos son muy eficaces para el tratamiento de la clamidia.

Los dos antibióticos más comúnmente recetados para el tratamiento de la clamidia son:

  • Azitromicina (dosis única).
  • Doxiciclina (por lo general dos cápsulas al día durante una semana).
  • Ofloxacina.
  • Eritromicina.

La persona afectada no debe tener relaciones sexuales por lo menos hasta una semana después de haber finalizado el tratamiento antibiótico. Si es posible, se deberían evitar las relaciones sexuales durante más tiempo si tu pareja sexual no ha sido tratada, con la finalidad de no volver a infectarte. También deben evitarse las relaciones sexuales hasta que los síntomas no hayan desaparecido por completo.

No se debe iniciar un tratamiento con antibióticos sin antes consultar con un médico. Los antibióticos deben administrarse exactamente de acuerdo con la prescripción. Sólo de esta forma, se puede curar la infección. El tratamiento rápido es obligatorio para prevenir la transmisión de la infección y para reducir el riesgo de complicaciones, como ejemplo, una enfermedad inflamatoria pélvica.

Clamidia en embarazadas

En el caso que contraigas la clamidia estando embarazada o dando de amamantar, la medicación deberá ser diferente. La azitromicina, amoxicilina y eritromicina son medicamentos seguros para tratar la clamidia en mujeres embarazadas. Los medicamentos para el tratamiento de la clamidia durante el embarazo se administrarían de la siguiente forma:

  • 500 mg de eritromicina administrada por vía oral cuatro veces al día durante 7 días.
  • 500 mg de amoxicilina administrada por vía oral tres veces al día durante 7 días.
  • 250 mg de eritromicina administrado por vía oral cuatro veces al día durante 14 días.
  • 1 g de azitromicina administrado por vía oral (una dosis).

Estos medicamentos pueden administrarse a mujeres embarazadas sin que sea perjudicial ni para el niño, ni para la madre. Sin embargo, se han detectado casos aislados en los que la amoxicilina puede tener algunos efectos secundarios.

Una mujer embarazada infectada con clamidia, puede infectar al bebé en el momento de dar a luz. El bebé podrá ser tratado con eritromicina.

En mujeres embarazadas la clamidia puede provocar:

  • Embarazo ectópico (embarazo fuera del útero).
  • Nacimiento prematuro o aborto involuntario.

Clamidia en mujeres

Las mujeres que toman anticonceptivos y que se medican contra la clamidia, deben tener especial cuidado, ya que la ingesta de antibióticos pueden reducir los efectos de los anticonceptivos.

En las mujeres, la clamidia puede causar una enfermedad inflamatoria pélvica, que puede llevar a:

  • Bloqueo de las trompas de Falopio, lo que puede resultar en una disminución de la fertilidad o a infertilidad.
  • Dolor pélvico a largo plazo.

Los síntomas de la clamidia en las mujeres pueden ser:

  • flujo vaginal inusual.
  • Dolor o una sensación de ardor al orinar.
  • Sangrado entre períodos.
  • Dolor durante las relaciones sexuales o sangrado después del sexo.
  • Dolor abdominal bajo a veces acompañado con náuseas.

Clamidia en hombres

Para detectar la clamidia en los hombres se realiza un análisis de orina y una prueba de cultivo de un líquido que se extrae del pene. La prueba de Swab se realiza colocando brevemente un hisopo en la abertura de la uretra en la punta del pene, lo cual causa una incomodidad breve y una sensación de ardor.

El tratamiento de la clamidia en hombres consiste en administrar la siguiente medicación:

  • 100 mg de doxiciclina 2-3 veces al día durante un periodo comprendido entre 10 y 14 días.
  • 1,0 g de azitromicina de una sola dosis.
  • 500 mg de azitromicina un día , seguido de 250 mg una vez al día durante 4 días más.

En los hombres, las consecuencias de la clamidia pueden ser:

  • Inflamación dolorosa de los testículos, que puede resultar en una disminución de la fertilidad o esterilidad.
  • Ocasionalmente, síndrome de Reiter (inflamación de las articulaciones, la uretra y los ojos).

Los síntomas por clamidia en los hombres son:

  • Secreción acuosa blanca/turbia de la punta del pene.
  • Dolor o una sensación de ardor al orinar.
  • Dolor o inflamación testicular.

Clamidia y gonorrea

A los pacientes de clamidia, se les recomienda iniciar el tratamiento de la gonorrea y viceversa, ya que el 50% de los pacientes padecen ambas infecciones de forma conjunta.

Por lo tanto, el tratamiento de la clamidia se debe reforzar con el tratamiento de la gonorrea, que puede ser:

  • 500 mg de Cipro ® XR una dosis única.
  • 500 mg de Levaquin ® una dosis única.
  • 400 mg Tequin ® en dosis única.

Clamidia trachomatis

La infección por clamidia trachomatis, comúnmente afecta al tracto urogenital. En los hombres, la infección generalmente es sintomática, con disuria y una secreción del pene. Si no se trata la infección por clamidia trachomatis en los hombres puede extenderse al epidídimo. La mayoría de las mujeres con infección por clamidia trachomatis tienen unos síntomas mínimos o ninguno, pero algunas desarrollan una enfermedad inflamatoria pélvica.

Las opciones de tratamiento para las infecciones urogenitales no complicadas incluyen una única dosis de 1 gramo de azitromicina por vía oral o doxiciclina en una dosis de 100 mg por vía oral dos veces al día durante siete días. El tratamiento recomendado durante el embarazo es a base de eritromicina o amoxicilina.

El tratamiento de la infección urogenital o de clamidia trachomatis depende de la zona de la infección, la edad del paciente y si la infección es complicada o no es complicada. El tratamiento también difiere durante el embarazo.

Para una infección severa de clamidia trachomatis, se recomienda 1 g de azitromicina (Zithromax) por vía oral en una dosis única o 100 mg de doxiciclina (Vibramycin) por vía oral dos veces al día durante siete días. Si el paciente vomita la dosis de azitromicina en una o dos horas después de tomar la medicación, se debe considerar la posibilidad de un tratamiento alternativo.

Artículos relacionados con Tratamiento de la clamidia