Tratamiento de la anemia

Tratamiento

Información sobre el tratamiento de enfermedades y estados de salud

Esta página intenta proporcionar información sobre anemia y lista algunos de sus posibles tratamientos.

La información disponible en esta página sobre anemia y su tratamiento ha sido obtenida de múltiples fuentes y puede no ser totalmente precisa.

Si crees que padeces anemia o algunos de sus síntomas, te recomendamos que visites a tu médico antes de comenzar ningún tratamiento por tu cuenta.

En el siguiente enlace puedes ver más información sobre los síntomas de la anemia.

Imágen de tratamiento de la anemia

El tratamiento de la anemia depende del tipo, la causa y la gravedad de esta condición. Los tratamientos contra la anemia pueden incluir cambios en la dieta o suplementos vitamínicos, medicamentos, procedimientos o cirugía para tratar la pérdida de sangre.

El objetivo del tratamiento para combatir esta afección consiste en aumentar la cantidad de oxígeno transportado por la sangre y tratar la causa subyacente de la anemia.

Un médico puede recetarte medicamentos para ayudar a tu cuerpo a producir más glóbulos rojos o tratar las causas subyacentes de la anemia. Algunos de estos medicamentos son:

  • Antibióticos para tratar infecciones.
  • Hormonas para tratar el abundante sangrado menstrual en mujeres adolescentes y adultas.
  • Una versión artificial de la eritropoyetina para estimular al cuerpo a producir más glóbulos rojos. Esta hormona tiene algunos riesgos. Tanto tu médico como tú, decidiréis si los beneficios de este tratamiento superan los riesgos que supone.
  • Medicamentos para evitar que el sistema inmunológico de nuestro cuerpo destruya nuestros propios glóbulos rojos.
  • Terapia de quelación (ke-LAY-shun) para envenenamiento por plomo. La terapia de quelación se utiliza principalmente en los niños. Esto se debe a que los niños que tienen anemia por deficiencia de hierro tienen un mayor riesgo de envenenamiento por plomo.

Anemia ferropénica

Para tratar la anemia por deficiencia de hierro o anemia ferropénica, el médico puede recomendarte que tomes suplementos de hierro. Tu médico también tratará la causa subyacente de la deficiencia de hierro, si es necesario.

Tu cuerpo necesita hierro para fabricar hemoglobina. Podemos absorber el hierro de las carnes más fácilmente que el de las verduras u otros alimentos. Para el tratamiento de la anemia ferropénica, el médico puede recomendarte comer más carne, especialmente carne roja (como ternera o el hígado), así como pollo, pavo, cerdo, pescado y mariscos.

Entre los alimentos no cárnicos que son buenas fuentes de hierro podemos incluir:

  • Espinacas y otras verduras de hoja verde
  • Tofu
  • Guisantes, lentejas, judías, garbanzos y soja
  • Frutas secas como las ciruelas pasas, pasas y albaricoques secos
  • Zumo de ciruela
  • Cereales fortificados con hierro y pan

El hierro también está disponible como suplemento vitamínico. Por lo general se combina con multivitaminas y minerales que ayudan a nuestro cuerpo a absorber el hierro.

De la misma forma, ingerir grandes cantidades de hierro pueden ser perjudiciales, por lo que sólo se deben tomar suplementos de hierro cuando nuestro médico nos lo ha recetado.

Anemia megaloblástica

El sello distintivo morfológico de megaloblastosis es un megaloblasto. Los megaloblastos son grandes células nucleares. La mayoría de los pacientes con anemia megaloblástica se tratan con cobalamina y folato. Las anemias megaloblásticas, por lo general, se desarrollan gradualmente, por lo que muchos pacientes con bajos niveles de hemoglobina, no requieren transfusiones para su tratamiento. La terapia de transfusión debe limitarse a los pacientes con anemia severa, que no consiguen compensarse y cuya vida está en peligro.

Anemia hemolítica

La hemólisis es la destrucción prematura de los eritrocitos, uno de los componentes de la sangre. Una anemia hemolítica se desarrolla si la actividad de la médula ósea no puede compensar la pérdida de eritrocitos. La gravedad de este tipo de anemia depende de si la aparición de hemólisis es gradual o brusca y de la extensión de la destrucción de eritrocitos. La hemólisis leve puede ser asintomática, mientras que la hemólisis severa puede ser potencialmente mortal, causar angina y descompensación cardiopulmonar.

Esta anemia se trata con ácido fólico, corticosteroides e inmunoglobulina intravenosa.

Anemia falciforme

La anemia de células falciformes es una forma hereditaria de anemia. La anemia falciforme es un trastorno en el que no hay suficientes glóbulos rojos sanguíneos sanos para transportar el oxígeno adecuado a todo el cuerpo.

El trasplante de médula ósea es la única cura posible para la anemia de células falciformes. Sin embargo, la búsqueda de un donante, imprescindible para el tratamiento de la anemia falciforme, es difícil y el procedimiento tiene graves riesgos, incluyendo la muerte.

Anemia perniciosa

Los bajos niveles de vitamina B12 pueden conducir a una anemia perniciosa. Con frecuencia, este tipo de anemia se trata con suplementos de vitamina B12.

Entre las mejores fuentes alimenticias de vitamina B12 que podemos tomar para el tratamiento de la anemia perniciosa, podemos incluir:

  • Cereales para el desayuno con adición de vitamina B12.
  • Carnes como la ternera, el hígado, aves y pescados.
  • Huevos y productos lácteos (como leche, yogur y queso).
  • Los alimentos fortificados con vitamina B12, tales como las bebidas a base de soja y hamburguesas vegetarianas.

Anemia aplástica

La anemia aplásica es una condición que ocurre cuando el cuerpo deja de producir suficientes células sanguíneas nuevas. Las personas que sufren anemia aplásica tienen una sensación de fatiga permanente y un mayor riesgo de infección y sangrado no controlado.

Esta enfermedad rara y grave, puede aparecer a cualquier edad. Los tratamientos para la anemia aplásica pueden ser, la observación para los casos leves, las transfusiones de sangre y los medicamentos para los casos más graves. En casos muy graves, la única forma de tratar la anemia aplástica es realizando un trasplante de médula ósea.

La anemia aplásica severa es potencialmente mortal y requiere una hospitalización inmediata para llevar a cabo un tratamiento adecuado cuando el conteo de células sanguíneas es muy bajo.

Anemia en niños

La anemia en niños es causada generalmente por una deficiencia de hierro en su alimentación. Los médicos pueden recomendar suplementos de hierro para bebés prematuros, bebés y niños pequeños que beben mucha leche de vaca y bebés que son alimentados sólo con leche materna o con leche de fórmula que no está fortificada con hierro.

Los niños con anemia pueden sentirse cansados, estar pálidos, irritables y débiles. Los tratamientos para la anemia en niños consisten en tomar una vitamina que mejore la absorción del hierro y mejorar la ingesta dietética de hierro acompañados con zumo de naranja, ya que la vitamina C ayuda a mejorar absorción del mismo. Las vitaminas que se pueden tomar para mejorar la absorción del hierro no se deben consumir con leche de vaca.

Artículos relacionados con Tratamiento de la anemia